Las ignominias se pagan

De no existir el infanticidio y el feticidio femeninos, en Asia habría 90 millones más de mujeres. Abortos selectivos, malos tratos a niñas y mujeres o la política del hijo único en China, han llevado a esta situación.

En un sociedad en la que tener una hija es un deshonor porque con ella se pierde el apellido familiar al casarse y abandonar el hogar de sus padres, en la que se permite la venta de una niña a las redes de prostitución por 175 euros o en la que el asesinato de niñas se viene practicando con el silencio cómplice del resto del mundo desde hace demasiado, empiezan a notarse las consecuencias de tanta irracionalidad: los hombres en edad casadera no encuentran esposa. En la India, donde actualmente hay 40 millones más de hombres que de mujeres, los varones han de buscar esposa en los estados vecinos y se calcula que, a partir de 2010, más de un millón de chinos se quedarán solteros cada año.

Aumentan las agresiones sexuales, los secuestros, la prostitución y las violaciones. Los hombres ricos compran a sus esposas y los que no andan sobrados de dinero, alquilan las mujeres de los casados.

“En una sociedad con menos mujeres, serán mucho más discriminadas. La violencia de género y el tráfico de mujeres aumentarán”, dice la vicedirectora del Fondo de Población de la ONU, Purnima Mane. Los hombres, al no encontrar pareja, deberán retrasar la edad del matrimonio, por lo que terminarán con más estudios o práctica laboral. Por otra parte, las mujeres serán presionadas a casarse y tener hijos lo antes posible, lo que las apartará del estudio o del trabajo. Tendrán menos opción de hacer carrera o permanecer solteras. Con menor peso demográfico, su participación política y en la toma de decisiones disminuirá.

Las ignominias cuestan caras y, como casi siempre, quien pagará un precio más alto será la mujer.

Comentarios

JoseAngel ha dicho que…
Se me ocurre una paradoja o duda sobre esto, no sé cómo la verás. Hablas de infanticidio o feticidio. Pero hay una petición de muchos colectivos feministas que es el aborto libre. Ahora bien, si se considera que se puede abortar al feto por no ser todavía ser humano, tampoco se podría considerar que es mujer (si se considera que el feto no es ser humano siquiera, malamente podría ser mujer, supongo). Por tanto, no habría según ese razonamiento tantas "muertes de mujeres" en China ni en ningún sitio. Aunque infanticidio femenino sí hay, desde luego. ¿Le ves lógica a lo que digo, o lo ves de otra manera?
Un saludo.
Tere Rubio ha dicho que…
A mi entender se está suprimiendo un embrión femenino, una futura mujer. Otra cosa es entrar en el quid de la cuestión, ¿un feto es una persona?
JoseAngel ha dicho que…
Hum... pues no sé. Visto así, podría parecer que el aborto parece mal sólo cuando se abortan mujeres.
María Dubón ha dicho que…
Las discrepancias vienen de muy lejos. Los primeros pensadores mantuvieron opiniones encontradas entre la “animación inmediata” del feto (en el instante mismo de la concepción) y la “animación retardada” (el alma entraría en el cuerpo pasado cierto tiempo, no se sabe cuánto). Muchos siglos después, el abanico de dudas sigue abierto. La ciencia establece que para considerar humano un cigoto, éste debe tener cierto desarrollo de la corteza cerebral. La Iglesia católica se decanta por la animación inmediata y con esta base moral condena el aborto. Individualmente, cada persona tendrá su criterio.

¿Consideramos mujer a un feto XX o no?

Lo que cuenta son los hechos: se ha impedido el nacimiento de millones de mujeres, y sus consecuencias: el equilibrio demográfico entre sexos está severamente alterado en Asia.

Un cordial saludo.
DaViD CaNo ha dicho que…
Si es una pena que por cuestiones utilitaristas lleguemos a la barbarie.

A veces, siento que es algo severo el modo en que se nos percibe a los hombres mexicanos, con apelativos "macho mexicano", pienso que en comparación con países como China somos blancas palomas, aunque en realidad esto no nos absuelve de ciertas prácticas chauvinistas.