Diciembre solidario



El mes de diciembre es el de los impulsos solidarios. La tele nos suministra el material que fomenta nuestras buenas intenciones: imágenes de niños famélicos, de ancianos moribundos, de mutilados de guerra, de enfermos e indigentes, detrás aparece un número de cuenta corriente. Entonces recordamos que somos humanos, se nos despierta la ternura adormilada y abrimos la cartera.

Los anuncios de los grandes almacenes, los diarios, las vallas publicitarias, las emisoras de radio insertan publicidad: hambre, soledad, pobreza… Por unos pocos euros, podemos sentirnos caritativos durante un día y seguir siendo mezquinos durante el resto del año.

Comentarios

Chusé Biel ha dicho que…
Cuánta razón tienes, maña.