La vida amenazada

La Unión Mundial para la Naturaleza (UICN) es una entidad fundada el año 1948 que agrupa a 84 estados, 108 agencias gubernamentales, más de ochocientas ONG y unos diez mil científicos y expertos de 147 países que forman una asociación mundial única en su género. Su misión es influenciar, alertar y ayudar a las sociedades de todo el mundo a conservar la integridad y la diversidad de la naturaleza. La comisión española está formada por cerca de una cuarentena de entidades, asociaciones, fundaciones, y la mayoría de las consejerías de medio ambiente de las comunidades autónomas.

Periódicamente, UICN elabora y publica una lista roja de las especies amenazadas y la lista de este año es para ponerse a temblar: 41.415 especies se encuentran amenazadas en diferente grado. Es una carrera hacia la destrucción que nadie parece capaz de detener. A grandes rasgos, uno de cada cuatro mamíferos, un tercio de los anfibios, uno de cada cuatro aves y el 70% de las plantas están en situación de riesgo y el peor dato de todos es que cuatro de cada diez especies desaparecen por nuestra causa, porque las personas destruimos su hábitat, por el tráfico ilegal y por la introducción de especies foráneas que expulsan a las autóctonas.

En la lista de especies amenazadas de este año aparece una mención especial al lamentable estado en el que se hallan los grandes simios: el gorila occidental y el gorila occidental de las tierras bajas han pasado a figurar en el grupo de animales en peligro crítico. En los últimos 25 años, su población ha disminuido un 60% y un tercio de la población que vive en áreas protegidas ha sucumbido bajo los efectos del virus Ébola. Por primera vez, aparecen en la lista de este año los corales, que también son seres vivos.

La vida en nuestro planeta pasa por un mal momento, no es un problema nuevo, pero sí es cada vez más importante.

Comentarios