Dolor

Su marido se ha ido con otra y quedamos para hablar. Sufre un dolor enorme, la emoción más profunda, un síndrome de impotencia total. El dolor no sólo la ha sumido en la depresión, sino en una cascada de cambios hormonales, sufre diversos malestares, insomnio, pérdida de apetito…

El dolor es una de las emociones más difíciles de superar, la conciencia ha de vencer la conmoción inicial, la negación, la ira y la aflicción. Es una lucha extraña, pues superar la pena no depende de nuestro cerebro sino del sistema límbico, de difícil acceso y muy poco lógico.

Lleva semanas atrapada en su pena, aunque es consciente de que puede rehacer su vida, de que reúne cualidades para enamorar a cualquier otro hombre. Su familia y amigos no se cansan de repetirle que está mejor sin él y que hay alguien que, en algún lugar, la espera. Yo sé que mientras su cerebro asiente, su sistema límbico la machaca repitiendo sin cesar: Se ha ido, le has perdido. Se ha ido, le has perdido…

Llora y se culpa a sí misma, y yo sólo puedo escucharla y comprender que le costará superarlo. Ella sabe cuánto la quiero y yo sé que saldrá de ésta.

Comentarios

Emilio Cervantes ha dicho que…
Hay quien toma al dolor como una de las manifestaciones más grandes de una realidad que es, en sí, dolorosa, y con esta base se dice que el dolor es fuente de inspiración. Es misterioso porque el dolor cuando supera un límite es tambíén el origen de la enfermedad mental, como si la lucidez fuese el limite que nos separa de la enfermedad mental.

Todo esto he oido que se dice y de todo ello nada servirá de consuelo a tu amiga. Deseo que supere esta dura situación.