Perturbadores

Refiriéndose a Shopenhauer, escribió Ortega que tenía un rostro lleno de arrugas y unas venas llenas de ácido. Acibarados o amargados hay muchos, más no todos los perturbados son perturbadores: solo aquellos que ponen el huevo envenenado en las frágiles seguridades de los desprevenidos que se les aproximan.

Comentarios