Meme

No sé si son producto de la temporada, pero desde que empezó el verano no hago más que recibir invitaciones para participar en memes:

Explicar mi vida con títulos de canciones: lo siento, no retengo los títulos, me quedo con las emociones que me provoca la música.

Revelar cinco cosas que nadie sabe de mí: si todos ignoran esas cosas es, lógicamente, porque no deseo que nadie las conozca.

Describir con qué trabajo: pues trabajo con lo que todos, o sea, con el material que ponen a mi disposición.

Por qué escribo un blog: porque me da la gana, obviamente.

¿Qué vista tengo desde mi oficina?, éste pide incluir foto documental: desde mi ventana se ve un patio interior y no podría incluir foto aunque quisiera, estaría violando la intimidad de muchas personas.

Transcribir el segundo párrafo de la página 139 del libro que estoy leyendo: el libro que leo ahora tiene 96 páginas.

Considero que los memes se asemejan bastante al correo basura o a las cadenas de mensajes. Es la penúltima estrategia para conseguir enlaces o para intercambiarlos. Mejor que responder a cuestiones que, pueden tener su puntito, pero no le interesan a casi nadie, es ofrecer al visitante de un blog contenidos útiles. Prefiero que me linkeen por haber escrito un buen artículo, que por contestar un meme.

Comentarios

Indigo ha dicho que…
Bien dicho María, aunque reconozco que ya participé en dos. Saluditos
Rodrigo ha dicho que…
Como siempre. Muy bien dicho!

(ese de las cosas que nadie sabe sobre mí, lo encuentro francamente absurdo y deseperado)