Lo que no inventen los japoneses

Los japoneses han lanzado al mercado una nueva colección de muñecas sexuales. Estos modelos se distinguen de los anteriores por estar fabricados con látex, vinilo o silicona y la empresa que las comercializa: Orient Industry, asegura que ofrecen un tacto casi humano y que gracias a su esqueleto metálico y a su pelo natural, se asemejan mucho a una mujer real.

Por un precio de aproximadamente 6.000 euros puede adquirirse esta singular compañera de cama a través de Internet, el distribuidor la hace llegar al domicilio del comprador discretamente embalada en una caja con forma de ataúd. (Menudo yuyu). Como los japoneses están en todo, también se ofrece un curioso servicio posventa: una vez muerto el propietario, la empresa se compromete a recoger su muñeca, realizar una especie de ritual por su alma y enterrarla junto a su dueño.

En el catálogo online de la empresa pueden verse los modelos. Su acentuado rostro de dibujo manga, el aspecto aniñado, la lencería fina y las poses de prostituta, estimularan a más de uno. Pero donde esté una mujer de carne y hueso, que se quiten los sucedáneos.

Orient Industry (en japonés)

Comentarios

Toy folloso ha dicho que…
¡Son japonudos estos cojoneses!.
¿Y el enlance?. (Nada, por curiosidad).
Chusé Biel ha dicho que…
Majas las zagalas del catálogo, pero demasiado sintéticas para mi gusto. No sé japonés y no he podido leer las descripciones pero me va que están a años luz de parecerse un poco a una mujer de verdad. Como lo natural no hay nada.
Aliki ha dicho que…
¿Qué tipo de hombre prefiere un trozo de plástico a una mujer de verdad?