El Jueves

Sale a colación la polémica portada de la revista El Jueves y las opiniones de los compañeros divergen. Unos la ven inadecuada, pero graciosa. A otros les divierte y les parece genial. Otros consideran que la imagen es zafia y ofensiva.

Yo encuentro más censurable la portada de
Hola, y similares, con las fotos del bautizo de la infantita, bautizada con agua del Jordán, como Jesucristo, y no con agua del grifo bendecida, como el resto de los cristianos; en el vestíbulo de entrada del palacio de la Zarzuela, en vez de en una parroquia anónima; apadrinada por un príncipe y no por un vulgar plebeyo; bendecida por el cardenal arzobispo de Madrid y no por un sacerdote cualquiera; vistiendo un faldón de encaje bordado a mano con guirnaldas en una exquisita tela de hilo, en lugar de un modesto trajecito de Zara y apareciendo en las revistas y noticiarios del mundo.

Me hieren los privilegios desmesurados. ¿Qué tiene de especial Sofía de Todos los Santos de Borbón Ortiz? Un apellido que marca distancias entre ella y el resto de los niños.

Comentarios

Andres ha dicho que…
Ahora los que hicieron la viñeta de los príncipes dicen que no querían ofender.. ¡¡Serán cobardes !!. Falta de aceptar responsabilidades.
Si por el hecho de ser príncipe yo no puedo bautizar a mi hija como quiera y por quien quiera.. Es como decir yo no puedo comer , cenar y desayunar sabiendo que hay gente que se muere de hambre. O debería dejar el coche e ir en metro al trabajo como lo hacen los más desfavoridos. Creo que tenemos un poco lio con las relatividades de esta vida.
almena ha dicho que…
Supongo que la "real familia", -bautizara a su hija de una u otra forma-, de igual modo estaría en el ojo del huracán como objetivo de crítica. Como lo están -a otro nivel- cuantos famosos y famosillos hay.
En mi opinión, la famosa portadita es simplemente zafia y vulgar, y atenta contra la estética y el buen gusto, ya estuviera dedicada a los príncipes o a cualquier otro españolito de a pie.

Un gran abrazo, querida María
Javier ha dicho que…
Comparto tu malestar por la existencia de una casta social que disfruta de privilegios que nadie más puede alcanzar por el solo hecho de pertenecer a una determinada estirpe.

La igualdad no puede ser sólo una atractiva quimera. Abrazos.
Alemama ha dicho que…
Conozco familias muy modestas que echan la casa por la ventana para celebrar sus fiestas importantes. No los censuro, que hagan lo mejor que pueda cada cual para destacar un hito de sus vidas. Lo que me parecería críticable sería que no entiendan por qué lo hacen y sólo sea el relumbrón los que les importa.
Tere Rubio ha dicho que…
Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por “razón de nacimiento”, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social. ¿Excluye la razón de nacimiento a los miembros de la Casa Real? El artículo 14 de la Constitución Española no especifica nada al respecto.

Si se permite que la TV y la prensa amarilla denigren a cualquier personaje público sin que pase nada, ¿por qué se hacen excepciones con los príncipes? ¿El derecho al honor tiene fronteras?
David ha dicho que…
¿Por qué ni los periódicos ni la tele nos han informado de la concentración que hubo el sábado 21 ante la Audiencia Nacional para solidarizarse con El Jueves y protestar contra su secuestro? Hondearon muchas banderas republicanas.
Aliki ha dicho que…
Respecto a la portada de El Jueves solo decir que podía haberse hecho con mejor gusto, aunque difícilmente podría mejorarse el mensaje que transmite.

La otra portada, la de Hola & Cia, es más lamentable porque remarca los privilegios de cuna de una familia inviolable e intocable. No se trata, como ha comentado alguien, de relatividades, no es que no podamos comer mientras haya personas pasando hambre, éste es un planteamiento absurdo. La cuestión es que, gracias al erario público, un grupo de personas llevan una vida fastuosa. Por citar un ejemplo, el príncipe disfruta de una residencia particular, pagada por los españoles, de 1.771 metros cuadrados, con un coste oficial total de 4,23 millones de euros. Cuatro plantas, once dormitorios (el de Felipe y Leticia mide 110 metros cuadrados), nueve cuartos de baño y piscina.

Somos una sociedad servil que acepta con naturalidad y sin quejas los privilegios reales y que sigue con embeleso las suntuosas vidas de una familia que nos cuesta 8,29 millones de euros (asignación a la Casa del Rey presupuestada para este año).