El arte de la economía

Algunos dirán que la economía es una ciencia, pero yo la considero un arte, un arte en el que las cifras indican justo lo que tú quieres que indiquen. En un mundo que se mueve entre recesiones y booms, la fortuna y la desgracia de mucha gente se halla estrechamente relacionada con estas cifras. Ahora, en España, hasta la continuidad de Zapatero en el Gobierno depende de estas cifras.

El aumento de las hipotecas variables hace que éstas se encarezcan a razón de unos 2.000 euros anuales de media. Esto representa menos dinero para las familias, ¿estamos ante una posible recesión? Quizá. Parece que no jugaremos tanto al deporte nacional: especular con la vivienda. Quizá bajarán o se mantendrán los precios. Se precisan viviendas públicas e incentivar el alquiler. Se habla de crisis de las constructoras, pero lo hacen quienes ignoran que Europa del Este, en plena expansión, ofrece la posibilidad de comerse un trozo del pastel de 235.000 millones de euros en nuevas carreteras y autopistas, las grandes infraestructuras que construirá la UE.

Los expertos indican que la bolsa ya no tendrá las revalorizaciones de antes, pero sin que esto indique una crisis. Algunos sectores como las energías –renovables o no-, estarán en plena ebullición. Nos encontramos ante un cambio del paradigma energético, aunque no nos demos cuenta. El Gobierno congela el recibo de la luz de cara a las elecciones de mayo de 2008, no es tonto el señor Solbes, y regala 2.500 euros a los recién nacidos, que la medida sea más bonita que efectiva, no importa. Es muy probable que este año no se cumplan los vaticinios agoreros que anunciaban el descenso de turistas en nuestras playas y, aunque así sea, al mercado interno siempre le conviene descansar. Las cifras pueden ser buenas o malas, eso depende del gusto de quien las analiza.

Comentarios

almena ha dicho que…
Sí, como en aquel chiste de forges en que dos amigos charlaban:

- Si las estadísticas no mienten...

- ¡mienten!

- ah, bueno

No deja de ser curioso que la misma información económica pueda indicar (según quien la interprete) una cosa y su contraria.
En fin...

Un fuerte abrazo, María
aminuscula ha dicho que…
Cuando yo compré mi piso los precios eran bajísimos (comparados con ahora, sobretodo), pero los intereses al 13%. Ahora al revés. En el fondo creo que no ha cambiado nada más que la forma.

Reconozco que la economía es para mi un arte escrito en chino o húngaro.

Un beso
Toy folloso ha dicho que…
A saber con que dinero se pagarán las infraestructuras de los países del este.
Tal vez con lo que se les expolie.
O con lo que nos expolian a nosotros en concepto de intereses...
peyote ha dicho que…
Vaya, imagina mi país (Bolivia); estamos entrando en una crisis de circulante, por la falta de inversión en las cadenas productivas, que afectan directamente a los productos de primera necesidad y el ministro de “planificación” económica responde a los periodistas:

¿Qué todo esta subiendo de precio?; yo fui esta mañana ala mercado y compre todo normal.

Pues bueno le mande mi lista de mercado, ya que tiene tan buen control de los precios, pero el mendigo desgraciado, no responde.

Me gusto esa imagen de la economía como un arte; pues bien de la vida misma mas allá de las cifras, muchas veces uno imagina que todo se compones por bajas y altas numéricas, pero en lo apasionante se percata uno de las estructuras filosóficas de esta ciencia.

Me agrada mucho tu estilo de escritura, es ágil y consistente. Leí entre líneas los fragmentos de la novela, por los ojos sangrantes; pero me parecido cautivante.

Saludos.