Plato del día: medusa

Carlos Duarte, que trabaja en el Institut Mediterrani d’Estudis Avançats (IMEDEA), propone una solución para acabar con el problema que supone la llegada de bancos de medusas a nuestras costas: comérnoslas. Según sus declaraciones, recogidas por el Diario de Mallorca, la actividad humana ha causado un enorme impacto sobre los ciclos de los elementos fundamentales para la vida, como el nitrógeno y el fósforo, y se han introducido en el ambiente 200.000 nuevos compuestos químicos de origen sintético que únicamente existen debido a la actividad humana industrial.

La aparición de medusas comenzó en el mar Negro hace quince años y se han ido extendiendo por otras zonas. En China y Japón se las comen. “Comérselas es la única solución viable. Si hemos eliminado a sus depredadores, deberíamos serlo nosotros. Las medusas consumen larvas de peces e impiden la regeneración en áreas con moratoria de pesca”, opina Duarte.

Pues nada, ya sólo falta que Ferran Adrià y compañía elaboren unas cuantas recetas a base de medusa para que en el chiringuito de la playa y en el bar de la esquina nos ofrezcan una tapita de este urticante animal.

Comentarios

aminuscula ha dicho que…
Les ponemos un poco de colorante y ya: gelatina para el body.

En fin, sin comentarios sobre los humanos y nuestra superioridad (juas).

Un beso
David ha dicho que…
¿A qué sabe la medusa?
Tere Rubio ha dicho que…
En Corea la medusa, que dicen que es muy insípida, se acompaña con verduras.

En Japón, se comen las medusas con salsa de umeboshi (vinagre) o con wasabi (picante).

Hay muchas clases de medusas, pero creo que la que viene al Mediterráneo no es comestible.