No era mierda, sino yeso

La mierda de artista no es tal. La lata de conservas que Piero Manzoni etiquetó en 1961 como “Merde d’Artiste” contiene yeso. Así lo atestigua su amigo y compañero de fatigas artísticas, Agostino Bonalumi, en un artículo publicado por el Corriere della Sera.

Bonalumi explica el desastre que supuso aquel año una exposición que realizó en Milán junto a Piero Manzoni y Enrico Castellani, los tres artistas estaban hartos del arte figurativo y al finalizar la exposición y tras el fracaso de Manzoni al intentar vender su obra a un coleccionista exclamó: “Estos imbéciles de burgueses milaneses sólo quieren mierda”. Meses después Manzoni les presentó su última creación: una lata de conserva con 30 gramos de su propia caca a la cual había adherido la ya famosa etiqueta. En total Manzoni preparó noventa envases que fueron a parar a museos como la galería Tate Modern de Londres, y por la que se han llegado a pagar 124.000 euros.

Comentarios

David ha dicho que…
Menuda tomadura de pelo,124.000 euros por un puñado de yeso.
Chusé Biel ha dicho que…
Mierda enlatada = arte

Polvos de talco a precio de oro.

Debo ser muy cortico porque, de verdad, no lo entiendo.
Indigo ha dicho que…
¡Puaj, qué asco de gente! Vaya episodio más estúpido, no tenía ni idea.
Un saludo.
Javier ha dicho que…
Últimamente la imbecilidad humana está alcanzando unas cotas que me deja sin palabras.
Tere Rubio ha dicho que…
Como critica al mercado del arte, dispuesto a comprarlo todo, y a quienes tienen el mismo sentido estético que una alcachofa, la latita no tiene precio.
tentetieso ha dicho que…
Y digo yo: ¿qué más da? Como dice el comentario anerior, ¿el valor de esta obra no está precisamente en denunciar el mercantilismo presente desde hace décadas en el mundo del arte? ¿Qué importa entonces lo que contengan las latas? ¿O acaso la mierda es más valiosa que el yeso? (Ah, perdón, si se trata de mierda de artista quizá sí...)