Divide y vencerás

La violenta crisis de Gaza ha dejado a Palestina dividida en dos. Israel y Estados Unidos lo han conseguido.

En su reunión, Ehud Olmert y George W. Bush es muy posible que acuerden tratar a partir de ahora a Cisjordania y Gaza como dos entidades separadas y prevenir el contacto entre ambos territorios.

Las principales potencias mundiales, alarmadas por el rápido deterioro de la situación en la Franja de Gaza, estudian tomar cartas en el asunto y enviar una fuerza multinacional para evitar que la población padezca las fatales consecuencias. La Unión Europea, que acaba de suspender dieciséis misiones humanitarias en Gaza debido a la falta de seguridad en la zona, redobla su llamamiento a la unidad de los palestinos y alerta ante la ferocidad de los enfrentamientos. La Liga Árabe y la Conferencia Islámica también pretenden el cese de las confrontaciones y la unidad.

Resumiendo, Israel y Estados Unidos ven con muy buenos ojos una Palestina fragmentada. Los fundamentalistas árabes, en especial Irán y Siria, comparten esta visión. La Unión Europea, por desgracia y como siempre, ni pincha ni corta. La Liga Árabe, como ya es habitual, sabe nadar y guardar la ropa. Sólo hay una excepción: Noruega, que en solitario no pude hacer más de lo que hace.

El plan se concreta. Israel dio soporte en los años 80 a la semilla de Hamás, le interesaba porque se oponía a Yasser Arafat y pretendía boicotear un proceso de paz negociado. Luego, Arafat fue reconocido como presidente de Palestina, pero se bloquearon las fronteras de su Estado y no se le consideró un interlocutor válido. Tras su muerte, los nuevos presidentes sí son aceptados como interlocutores, sin embargo, la voluntad de acuerdos brilla por su ausencia. Cuando los islamistas ganan las elecciones, la ayuda internacional cesa. Era cuestión de tiempo, solo había que esperar a que saltara la chispa de la guerra civil.

Arafat receló siempre de la buena voluntad internacional y prefirió morir antes que aceptar un mal acuerdo, que habría anticipado la situación actual. El fundador de la nación palestina, comprometido con la modernidad, no agradaba a los fundamentalistas árabes y tampoco les gustaba a Israel y a Estados Unidos, su propuesta democrática y progresista no encajaba con los planes que ellos habían diseñado para Oriente Próximo. Si estos planes se consolidan, veremos a Palestina resquebrajada en dos mitades, con fuerzas internacionales vigilando la zona y ocupada por el ejército israelí.

Comentarios

Capitán Spaulding ha dicho que…
Efectivamente, esa división solamente beneficia a los sionistas.
Fran ha dicho que…
Espeluznante y cierto. USA e Israel están consiguiendo su propósito al desestabilizar la zona enfrentando a los árabes. Será algo temporal, ellos también saben que la unión hace la fuerza.