En manos de quién estamos

Numerosas organizaciones no gubernamentales piden la dimisión del presidente del Banco Mundial, ex número dos del Pentágono y uno de los principales ideólogos de la invasión a Iraq, Paul Wolfowitz. Se le acusa de nepotismo por favorecer a su pareja, Shaha Riza, con un aumento de salario del 50% y una promoción laboral, al transferirla al Departamento de Estado estadounidense. También se le acusa de haber nombrado a tres altos funcionarios internacionales que habían sido miembros de gobiernos que apoyaron la guerra de Estados Unidos contra Iraq, entre ellos se encuentra la ex Ministra española de Asuntos Exteriores, Ana Palacio, nombrada Primera Vicepresidenta y Consejera Jurídica General del Grupo del Banco Mundial en junio de 2006.

Visto lo visto, el Banco Mundial ofrece poco crédito… moral.

Comentarios