De flor en flor

La imagen de los Mossos d’Esquadra está en entredicho. Los incidentes que se han producido en las últimas semanas: descubrimiento de maltrato a un detenido en la comisaría de Corts; la huída, con desenlace de muerte, de un detenido en Badalona; la muerte a consecuencia de varios disparos en el pecho de un enfermo de esquizofrenia, incidente en el que también resultó herido el padre del enfermo; la utilización del controvertido Kubotan en una manifestación de “ocupas”…

Cuando empezó el despliegue de los Mossos, los servicios de propaganda de la Generalitat se pusieron en marcha. De repente, desapareció la delincuencia en Cataluña y los Mossos eran las estrellas de TV3, que aparecían en televisión desarrollando actuaciones brillantes. Ahora, de héroes han pasado a convertirse en villanos.

Los Mossos son una policía política, según el coronel Gabriel Cardona, fundador de Unión Militar Democrática, y no va desencaminado. No hay mandos profesionales que hayan salido del cuerpo, es decir, por sus méritos, capacidad y aptitud profesional, sino que han sido elegidos por razones políticas, es decir, por identificación y fidelidad a un partido. Joan Delort, secretario de Seguretat Pública, y Joan Saura, conseller d’Interior, han realizado declaraciones públicas sorprendentes sobre casos que estaban bajo consideración judicial. El año 2006, Cataluña fue la comunidad autónoma española con más casos de torturas denunciadas: 144. Todo esto ilustra los fallos en la puesta en marcha de un plan de seguridad improvisado, ineficaz, costoso y a corto plazo.

Los juzgados han ido abriendo diligencias para investigar las posibles responsabilidades, los medios de comunicación van informando de los incidentes y los sindicatos de los Mossos reaccionan convocando una manifestación para protestar por el linchamiento mediático que, según ellos, sufren. Los hechos son los hechos, y si algunos policías autonómicos han cometido irregularidades, deberían ser capaces de admitirlo y obrar en consecuencia para impedir que, en adelante, se repitan hechos tan lamentables.

Comentarios