Qué cosas

Siempre paso de largo sobre las noticias relacionadas con la tauromaquia porque es un tema que ni me agrada ni me interesa, pero el titular de ésta: “El novillero de 14 años Jairo Miguel, muy grave tras una brutal cornada en México”, me deja petrificada.

El chaval, hijo del ex matador Antonio Sánchez Cáceres, sufrió el pasado domingo día 15 una gravísima cornada de 40 centímetros de longitud, con un orificio de entrada de 8 centímetros, que le perforó el pulmón izquierdo y le rozó el corazón mientras toreaba su segundo toro, un morlaco de 430 kilos, en la primera novillada de la feria de San Marcos, en México. "Fíjate cómo está. Ha sido una cornada muy grande que le atraviesa el pulmón y que se ha quedado a medio centímetro del corazón y de la aorta, es un mapa de cornada", ha manifestado el padre de Jairo. Tan “mapa” que el pulmón se le salió de la caja torácica tras la embestida y su padre tuvo que sujetárselo con las manos hasta que llegaron a la enfermería.

Jairo se debate entre la vida y la muerte mientras su padre proclama a bombo y platillo que su hijo es “un superdotado para el toreo” y recuerda con orgullo que cuando el niño tenía 12 años lo enganchó un toro y le rompió la muñeca, pero el toretito quiso continuar la corrida y consiguió cortar el rabo del animal.

Sorprendida por el hecho de que a un niño de 12 años se le permita participar en una corrida de toros, averiguo que en México sí es legal y que en España hay que tener 16 años para torear y conseguir que un astado de media tonelada te mate en la plaza, eso sí entre los vítores del respetable.

Comentarios

Andres ha dicho que…
ni se os ocurra meteros con una fiesta que es FIESTA NACIONAL. Las luchas de gladiadores terminaron en el siglo II en el circo romano. en el siglo XXI continúa en paises latinos y la Unión europea no ha conseguido que este tipo de actos salga de sus fronteras.
Mientras un chaval de cualquier edad diga "Es que esto del toreo lo llevo en la sangre es mi vocación", poco se puede hacer y más cuando los padres se sienten orgullosos de que un hijo te salga matador.
Es como decir "papá yo es que lo de asesino lo llevo en la sangre, es mi vocación".
Pobres toritos que tienen que lidiar con humanos !!
David ha dicho que…
Ya me parece una barbaridad que una persona adulta se enfrente a un toro, pero que permitan a los niños jugarse la vida de una forma tan absurda es demencial.
Indigo ha dicho que…
Me indigno, aunque no me sorprendo. Aquí se rumoreó que El Juli falsificó su edad para torear antes de cumplir los 16 años, edad que en pro de la fiesta (espectáculo) es el límite legal.
En otros trabajos nada espectaculares considerados tóxicos, penosos o peligrosos no permitimos el trabajo de los menores de edad. Pero a la vista está que el hecho de que un niño de 16 años se enfrente a un morlaco de 5 toneladas no es peligroso para su integridad física y mental.
Eso en cuanto a la protección de nuestro Estado del bienestar, y ¿a la protección de los padres? En estos casos es muchísimo más seguro no tenerlo, no tener padre, digo.
Saluditos