Somos unos canallas

En el Parlamento Europeo se adoptó una resolución para no permitir la importación de plátanos de Centroamérica a Europa y compensar a estos países con unos fondos de ayuda al Tercer Mundo por la cantidad exacta que perderían por no vender sus productos. Es un sistema parecido al que se aplica para mantener tirado el precio del café o del cacao. Así que esas pobres gentes se ven forzadas a dedicarse a cultivos más lucrativos, como el de la coca.

Los países ricos tienen un comportamiento canallesco con los países subdesarrollados. Les tapamos la boca con dinero para que no protesten por no dejarles vender sus productos, así mantenemos su dependencia y se impide que sean competitivos. Les cortamos las manos y les vendemos unas ortopédicas. Se trata de mantenerlos en el subdesarrollo para que no supongan una menaza a nuestro desarrollo. Para que nosotros sigamos siendo ricos, ellos deben mantenerse paupérrimos. El estado del bienestar no pude generalizarse o se provocaría su propio colapso.

Comentarios

almena ha dicho que…
Perpetuar su pobreza y acallar con limosnas...
Indigna. Indigna mucho.

Beso
Javier ha dicho que…
Así me explico por qué no encuentro bananas en el super. Los plátanos son otro ladrillo de la muralla que nos separa a los países ricos de los pobres.

Antes se trataba de no darles peces, de enseñarles a pescar. Ahora les vendemos los peces.