Las erradas de ERC

Desde que se fundó en Barcelona en marzo de 1931, Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) ha sido un partido catalanista de izquierdas que ha defendido la identidad nacional de Cataluña, los derechos del hombre y la socialización de la riqueza. Sufrió persecución durante los años de dictadura franquista y es el único partido que apoya los principios republicanos. En 1992 se convirtió en la tercera fuerza política en el Parlamento de Cataluña y a partir de este momento Josep-Lluís Carod-Rovira, su secretario general, se ha dedicado a desprestigiar a su partido con actuaciones y opiniones fuera de lugar.

La última errada ha sido la de anunciar que presentará una propuesta de referéndum si el Tribunal Constitucional recorta en nuevo Estatut y ofrecer la Presidencia de la Generalitat al líder de CiU, Artur Mas, a cambio de que éste se comprometa a convocar un referéndum sobre la independencia de Cataluña. Quizás Carod no ha valorado debidamente el desprestigio que esto puede causar a su partido, porque ante la opinión pública y ante la clase política ha quedado, cuando menos, como desleal, deshonesto y chaquetero. Hace sólo cuatro meses que, gracias a sus votos y a un acuerdo tripartito, se invistió a José Montilla presidente de la Generalitat, por lo que ERC está traicionando sus propios acuerdos con el PSC y con ICV. Recordemos que este acuerdo impidió que Artur Mas, pese a haber ganado las elecciones, pudiera gobernar, y ahora le proponen que cometa la ilegalidad de convocar un referéndum si quiere que ERC le respalde para hacerlo.

El electorado que votó a ERC también ha sido traicionado por un partido poco serio e inconsecuente, que primero apoya el nuevo Estatut, luego vota en contra de su aprobación y más tarde exige que se cumpla. Con tantos cambios de criterio nadie sabe a qué atenerse y no es descabellado pensar que ERC pagará en las urnas un precio por sus errores.

Comentarios

Toy folloso ha dicho que…
Superficialmente es así.
Intuyo otras lecturas, de todas formas.
Dejemos que las urnas los castiguen por ello. O les premien.