Homo erectus

El homo erectus es el diseño más extravagante fabricado por la naturaleza. Un animal que renuncia al apoyo y se obstina en una verticalidad sumamente trabajosa. Tensa más músculos para mantenerse en pie que para trasladarse y sufre descompensaciones en toda su anatomía. Ningún otro ser vivo es tan inestable, se cansa ni consume tanta energía cuando está quieto. Al caminar, el hombre ha de combatir con sus inercias braceando en el aire y cuando corre se convierte en un modelo de ineficacia penosa: obtiene la velocidad más escasa con el máximo esfuerzo.

¿Por qué nos empecinamos en ir erguidos si ni la huida, la búsqueda de alimento o el camuflaje nos obligan a esta hechura disparatada? Los órganos, las vértebras, el sistema vascular, el organismo entero claudica en lesiones, dolores, varices... y, pese a todo, nuestro orgullo nos yergue contra nosotros mismos.

Tanto esfuerzo, tanto despilfarro de energía intentando mantener la vertical que nos confiere un rango diferente para acabar volviendo a los ancestros: encorvados, horizontalmente dispuestos sobre la tierra. Una tenacidad infructuosa.

Comentarios

almena ha dicho que…
:)

es sólo que nos permite mirar a los demás desde arriba

beso!