Querida princesa


El sueño de toda princesa es llegar a esta meta: 40 kilos, si fuera posible, menos. El hambre, el dolor y la soledad son los paladines que la acompañan en su camino hacia la “perfección”.

El espejo es ese monstruo que te devuelve una imagen adiposa cuando luchas por ser piel y huesos. Ayuno, ejercicio, vómito, depresión, exigencia, mentiras, recuento de calorías, obsesión. Cada vez la meta está más cerca. La fortaleza te hace superar otro día y te llena de orgullo. Has conseguido el control absoluto sobre el cuerpo y la mente. Las dentelladas del hambre ya no existen. El sufrimiento se posterga. La antesala de la muerte es un lugar extraño donde el círculo vicioso se estrecha y la muñeca se rompe.

Los demás no te entienden y tú sufres porque no puedes parar. Querida princesa, hay salidas. Bastará con que abras un eslabón para romper la cadena.

Ana y Mia

Comentarios

Andrés ha dicho que…
Esta misma imagen la veía, pero con niños de Somalia, Nigeria.. en el regazo de sus madres.
¡¡qué contradicción !!, ¡¡qué contrariedad, ¡qué ¿QUÉ?

¿Es esta la película de la condición humana ? ¿Es que no puede existir un director que haga películas buenas?
almena ha dicho que…
Es un utilísimo enlace, María.
Ayer escuché que a determinadas modelos les impidieron el pase por no llegar al peso requerido. A ver si es un indicio de que comenzamos a colaborar y a poner cordura.

Un beso
Chusé ha dicho que…
María haces una buena acotación, las personas anoréxicas persiguen la “perfección”, el control absoluto del cuerpo y la mente. Suprimir el instinto básico de alimentarnos es un triunfo que se mide en gramos perdidos. Eliminando de las pasarelas a las modelos que no tengan la masa corporal suficiente no se lucha contra la anorexia, esos esqueletos andantes no son un modelo de delgadez, sino un modelo de fortaleza. Ellas han ganado la batalla al hambre. Lo de menos es que sea a costa de haber perdido la salud.
Indigo ha dicho que…
¿En qué momento se trasgredió la belleza hasta hacerla irreconocible, hasta llegar a lo macabro? ¿Cómo y por qué hemos admitido esa falsedad de cuanto más delgada más bella? ¿A quien beneficia?
La foto es aterradora, pero no sólo por la modelo en los huesos, sino también porque junto a ella viven los estilistas, maquilladores, peluqueros, fotógrafos...
Es muy triste y muy doloroso que siga ocurriendo.
Gracias por tu continuo toque de atención. Saludos
Toy folloso ha dicho que…
Allá cada cual con su salud y su imagen. Se puede reventar de gordura, (que es mucho más normal) o morir por ausencia alimentación, también libremente aceptada.
La mejor terapia para curar ambas anomalías es la burla; a reirse todo el mundo de los gordos/anoréxicos y vereís como vuelven a ayunar/comer. Pero seguramente estoy equivocado, ahora parece que hay que sobreprotegerles y dejar que aumenten los casos sin parar.
Y no me toqueís la moda, que cumple su función de marcar un camino. El vestido es imposible, la modelo también; imposible es tener una reproducción de Tàpies colgada en el comedor, todos tenemos un vulgar paisaje...
Tàpies es un artista. Custo es un artista. Les aplaudo mientras constato la imposibilidad de acceder a sus creaciones.