Gestos inútiles

Se puede actuar contra el cambio climático de muchas maneras, pero la iniciativa de “apagón general” durante cinco minutos que tuvo lugar el pasado día 1 fue uno de los gestos más hipócritas e inútiles que podían entablarse.

En vez de emprender acciones efectivas, llamemos a la reflexión, que es menos complicado y queda igual de bien. Recordemos la inutilidad del “Día sin coches”, del “Día sin humos”, del día sin… Hay tantos ejemplos para demostrar que optamos siempre por la vía más fácil. Pongámonos un lazo en la solapa por la causa gay, contra la violencia hacia las mujeres, contra el SIDA, contra… Qué le soluciona a un enfermo terminal de SIDA, que vive en una mísera aldea africana, el hecho de que miles de personas en la lejana Europa se prendan un lazo rojo para solidarizarse con él. Lo que requiere es atención médica, medicinas, un hospital en el que le hagan el final más llevadero.

El “apagón” se gestó en Francia y fue idea de la Alianza por el Planeta, que agrupa a decenas de organizaciones ecologistas y sociales de todo el mundo. ¿Qué opina esta asociación de los 7.000 megavatios/hora que consumen las luces de la famosa torre Eiffel? En España no íbamos a ser menos, y tanto ciudadanos como instituciones se sumaron a la protesta. Ver la Puerta de Alcalá sin iluminación nocturna durante cinco minutos, cuando el alumbrado navideño ha consumido en Madrid chorrocientos mil vatios, me pareció de un cinismo exasperante.

Admitamos que el apagón no ha servido para nada, es otro acto simbólico de cara a la galería que nos ayuda a lavar nuestra conciencia sucia por tantos años de despilfarro. Todos sabemos qué hay que hacer para ahorrar energía, lo cómodo es protestar, lo difícil, cambiar nuestros hábitos cotidianos.

Por cierto, el próximo día 1 de marzo será el “Día sin móviles”, su objetivo es protestar contra el precio de las tarifas de telefonía móvil. ¿Alguien se apunta?

Comentarios

Chusé ha dicho que…
Cuánta razón tienes maña.
David ha dicho que…
Porque a esa hora no había partido de liga, ni final de OT, ni linchamiento público del famosote de moda, si no nadie se hubiera sumado al apagón. Ya me gustaría a mí ver la cara de esos “solidarios con la causa” cuando la compañía eléctrica les corta la luz por una avería. Lo que tú dices, pura hipocresía.
almena ha dicho que…
Realmente, es como pretender ahorrar eliminando el perejil del loro.
Pero al menos algo se mueve...

Un beso
eulez ha dicho que…
Pues sigo sin estar de acuerdo, no lo estaba en el post de energía nuclear y no lo estoy en este. Es cierto que la medida es hipócrita, no seré yo quien lo niegue, especialmente cuando los gobiernos se unen a ella... pero hagamos un pequeño esfuerzo y pensemos por un momento que somos ministros o algo similar: ¿contra quién habría que luchar para conseguir imponer ciertas medidas contra el cambio climático? Pues básicamente, contra la industria. Y no vivimos en un estado comunista, tócale las narices al empresariado a ver que pasa. Luego esta el problema al otro lado del charco. En los USA empiezan ahora a asumir que puede que haya un problema... si esta medida ha servido medianamente para que dueños de centrales térmicas y estadounidenses hayan, al menos, visto el apagón en la tele, y se hayan enterado de porque se ha hecho, bienvenida sea la hipocresía.
Eudald ha dicho que…
Como bien apunta, María, los responsables del cambio climático somos todos, ya sea por acción o por omisión. Apretamos el botón del interruptor y queremos tener luz, abrimos el grifo y queremos agua, compramos un coche y queremos gasolina, ponemos en marcha la caldera y queremos calor para nuestra vivienda. No nos interesa saber cómo llegan a nosotros la electricidad, el gas o el petróleo, cuánto contaminan las industrias petroleras, las químicas o cualquier otra empresa que nos abastece de los productos que consumimos. Hay oferta porque existe una demanda nada exigente que cierra los ojos ante una verdad molesta.

Naciones Unidas impulsó en 1992 el Protocolo de Kioto, cuyo objetivo es reducir las emisiones de gases contaminantes. Desde entonces la mayor parte de las actuaciones han sido simbólicas e ineficaces, a la vista de los resultados. Aún no hemos entendido que la naturaleza es un bien de todos y que todos debemos implicarnos por igual en su mantenimiento. No desviemos la mirada hacia Estados Unidos o China porque no han suscrito el Protocolo, no nos contentemos con apagar la luz 5 minutos o con acusar a las industrias de lo que hacen para suministrarnos la energía que les pedimos. Actuemos ya o las consecuencias de nuestra indiferencia serán irreversibles.
Josep M. Fernández ha dicho que…
Eudald: somos todos pero unos más que otros, no dejes de tener eso en cuenta. Buena parte de nuestras "necesidades" energéticas son inducidas, creo que en eso estaremos de acuerdo.
toni ha dicho que…
todos nos damos cuenta del cambio climático que se está produciendo y no hacemos mucho para detenerlo
tere ha dicho que…
Nos cuesta movernos, es cierto. En España somos lentos en reaccionar. ETA lleva matando 48 años y las movilizaciones empezaron hace 9, con la muerte de Miguel Ángel Blanco. El Protocolo de Kyoto surgió en 1992 y nos movilizamos ahora yendo a remolque de los franceses, mucho más concienciados y siempre dispuestos a luchar por sus reivindicaciones.
El planeta no espera. ¿a qué esperamos nosotros?
almelita ha dicho que…
El poder no se encuentra en las instancias superiores sino en toda la sociedad, funciona como una cadena. Si queremos, podemos conseguir cualquier cosa.