La nueva estrategia

El ejército regular más poderoso del mundo: el de Estados Unidos, con una abrumadora superioridad armamentística, con los medios tecnológicos más avanzados que existen, con un sistema de comunicaciones sofisticadísimo, actuando bajo las órdenes de un mando único y con un presupuesto millonario, no puede mantener a raya a las diversas facciones rebeldes que actúan en Iraq. Ningún general las guía, y con cuatro fusiles, unas cuantas bombas y un grupo de kamikaces dispuestos a morir por la causa, campan a sus anchas sin que nadie les pare los pies.

Es presumible que los 21.500 soldados con que está previsto aumentar el contingente, no modificarán sustancialmente la situación. Pero el despliegue de más tropas estadounidenses no tiene la misión de conseguir la paz, la libertad y la democracia para el pueblo iraquí. La nueva estrategia de Bush es que su nombre no pase a los libros de historia asociado a la más vergonzosa derrota conseguida tras una invasión ilegítima y justificada por una mentira. Por eso el presidente tiene prisa y le ha marcado un plazo al gobierno de Iraq para que se responsabilice plenamente del país. Noviembre de 2007 es la fecha, que, curiosamente, coincide con la campaña electoral estadounidense. Para entonces, los republicanos tendrán que despedirse de la Casa Blanca y, de seguir el conflicto en Iraq, la papeleta tendrá que solventarla el nuevo Gobierno.

Comentarios

DE PROPOSITO ha dicho que…
Olá.
Estive te visitando.
E desejo-te felicidades.
Fica bem.
Manuel