Cosas nimias

En el catálogo de cosas nimias que conforman mi felicidad pondría el regusto que deja un buen café en el paladar, ese momento de la mañana entre el oasis del sueño y el ajetreo del día, y ese cruasán tierno y delicioso, rebosante de chocolate negro. El sonido del mar en una playa solitaria cubierta por la noche y envuelta en la suave brisa que huele a salitre. Esa lluvia de primavera que limpia el aire y lo impregna todo del aroma de la naturaleza pura. El paseo por un rincón perdido entre montañas. El espectáculo nocturno de un cielo cuajado de estrellas.

Colocaría la luz especial de sus ojos cuando me miran diciéndome cosas que las palabras no logran explicar. Las sonrisas y abrazos entrañables, capaces de curar todos los dolores del alma. Una conversación hecha de silencios cómplices y suave contacto de dedos. El encuentro con un amigo que lo es desde hace tanto que ni me acuerdo.

La lista de cosas nimias se completa con las melodías y canciones que perviven en la memoria asociadas a momentos inolvidables o que provocan estados de ánimo cercanos al éxtasis: un aria de la Callas, un adagio de Albinoni o un íntimo jazz.

La felicidad es tan efímera que nos damos cuenta de su existencia cuando ya se ha ido, una vez vivida. Por eso hay que valorar debidamente el catálogo de cosas nimias, pues en él se incluyen las cosas que de verdad importan.

También quiero añadir a la lista a esos lectores que casi son amigos, a los que siento cercanos. Por suerte conozco a algunos. Mis letras son suyas, vuestras. Porque estas letras, más que una parte de mí, son un regalo que vosotros me hacéis. Es lo que vosotros y yo tenemos en común. El gran regalo de la literatura, que también está, sobra decirlo, en el catálogo. Un catálogo incompleto, que se actualiza cada día.

Dedicado a Almena, un alma afín a la que, pese a la distancia, siento muy próxima.

Comentarios

ecc ha dicho que…
Perdóname, pero no entendí nada.

Haces una lista de cosas que suenan importantísimas, dices incluso: "se incluyen las cosas que de verdad importan"... e insistes en que son cosas "nimias" ( adj. Dicho generalmente de algo no material: Insignificante, sin importancia)

No entiendo.
david ha dicho que…
María, tienes mucha razón al describir la grandeza de las cosas nimias y celebro tu capacidad para apreciar el valor de esos pequeños e insignificantes detalles sin los cuales la vida no merecería la pena.

Como humilde lector, creo que es más lo que tú me aportas que lo que yo pueda ofrecerte, pero aun así, gracias por tu gratitud.
Pilar ha dicho que…
Ayyyy ese cruasán relleno de chocolate megahipercalórico que sabe divino de la muerte, y esos ojillos que te miran con embeleso... ¡qué grandes son las cosas pequeñas!
chusé ha dicho que…
La felicidad está hecha de pequeños detalles, como el placer de leerte cada día.
Besicos.
almena ha dicho que…
Quizá te parezca una tontería. O se lo parezca a tus lectores, si te digo que leerte me ha emocionado.
Pero esa es la verdad.
Lo estoy ahora mismo, que acabo de leerte.

Gracias por tus palabras, María.

Y, sobre todo, gracias por cuanto escribes. Gracias porque escribes.

Un besazo
Luther Blissett ha dicho que…
Me ha hecho gracia lo de "nimio"; precisamente hace un mes exacto...

Para ecc: (DRAE) Nimio. adj. Dicho generalmente de algo no material: Excesivo, exagerado.
aminuscula ha dicho que…
Almena es quien me ha traido aquí... y me quedo. Es un blog donde apetece quedarse a descansar.

Un abrazo
Anónimo ha dicho que…
Me encanta este post, quizas por que muchas cosas minias de la que hablas tmbien las comparto yo.En las pequeñas cosas que muchas veces nos pasan desapercibidas esta la felicidad
yole ha dicho que…
Este post es un hermoso regalo, no para mí (aunque lo escribiste el día de mi cumpleaños) sino parta Almena ...sus cosas nimias son un tesoro del que muchas veces soy avaro.
Besos.
rocanlover ha dicho que…
hola, pasaba a conocer, me gustó mucho tu post, en la vida no valorar de esta manera las cosas nimias que nos rodean, nos envuelven, nos dan vida y nos permiten disfrutarlas, seria una forma de caminar sin vida o con los ojos cerrados y los sentidos apagados al mundo, te dejo un abrazo, sonriente y delicado..