Qué se cuece

Durante estos días de vacaciones he ido recopilando informaciones inquietantes. La edición noruega de Le Monde diplomatique ha publicado en su número de julio una serie de artículos de investigación propia sobre los atentados del 11 de septiembre, estos trabajos concluyen que los atentados fueron el resultado de un complot interno estadounidense que había de servir de excusa para justificar la guerra contra el terrorismo internacional.

Ha transcurrido un año desde que se perpetraron los atentados de Londres y Tony Blair se reafirma en su oposición a la apertura de una investigación judicial que esclarezca lo hechos. Según el primer ministro, una investigación sería costosa e inútil ya que “nos dirá lo que ya sabemos: cuatro individuos vinieron y cometieron ese crimen”. Las investigaciones del Consejo de Europa sobre los vuelos secretos de la CIA han demostrado que el MI6 británico secuestró en Grecia e hizo desaparecer a medio centenar de inmigrantes pakistaníes considerados sospechosos de tener información sobre los atentados de Londres. Tony Blair tiene razón, ya no hay ni información ni testigos.

Washington y Tel Aviv se felicitan por la marcha de los acontecimientos en Oriente Medio. Condoleezza Rice ha dicho que el dolor del Líbano es causado por las “contracciones del nacimiento de un nuevo Oriente Medio”. La ofensiva israelí estaba planificada desde hace más de un año, según el San Francisco Chronicle, y es supervisada desde el Departamento de Defensa de Estados Unidos.

Se ha hecho una cuidada planificación trabajando en diversos frentes: Afganistán, Palestina, Iraq, Líbano. Hay que destruir cualquier posible resistencia al plan. Sólo en el caos que genera tanta violencia, pueden afianzar sus posiciones los poderosos. Mi conclusión personal tras analizar los datos es que tendrá que correr mucha sangre para que se construya el nuevo Oriente Medio, esa zona rica en petróleo de la que todos quieren sacar tajada. El pueblo libanés resiste, a costa de un sufrimiento humano enorme, para obtener la victoria. El cedro se yergue frente a las bombas que pretenden imponer una “remodelación del Gran Oriente Medio”, según la fórmula empleada por George W. Bush.

La destrucción de Líbano estaba planeada por Israel desde 1954

Dossier 9/11 (italiano)

Was 9/11 an inside job? (inglés)

Comentarios