Viktor Frankl

El psiquiatra austriaco Viktor Frankl dedujo de toda su experiencia carcelaria que la causa de los campos de concentración alemanes no fue el nazismo, sino de la filosofía nihilista del siglo XIX. El nihilismo despoja al hombre de su naturaleza, lo ve como un producto de la historia cambiante, como un simple animal evolucionado, primo del mono. Si es así, ¿por qué hacer una discriminación entre parientes? Si al mono se le puede enjaular en un zoológico, al hombre se le podrá encarcelar en un campo de exterminio o recluir en un “hospital psiquiátrico”. Si el hombre es un animal más y hacemos jabones con grasa animal, ¿por qué no hacerlos con grasa humana?

Comentarios

almena ha dicho que…
si se niega todo principio moral... sí, todo vale.
En cualquier caso, sea la causa una o la otra, el efecto trágico y devastador ha marcado de forma indeleble.

Un beso, María