Hans Christian Andersen

Hans Christian Andersen nació el 2 de abril de 1805 en la ciudad danesa de Odense, en el seno de una familia muy pobre. En 1816 su padre murió y, dos años después, su madre se volvió a casar. Entonces, el joven Andersen marchó a probar suerte a la capital del País, a Copenhague. Allí las cosas no le fueron demasiado bien, pasó necesidades y estuvo a punto de regresar a casa, pero gracias a las gestiones del director de teatro Jonas Collins obtuvo una beca para continuar los estudios. En 1828 Andersen aprobó los exámenes de ingreso a la universidad de Copenhague. Comenzó a publicar en 1829 y sus libros tuvieron buena aceptación. Recibió una beca real de Federico VI con la que pudo satisfacer uno de sus principales anhelos: viajar, y no paró hasta 1873. Después de uno de sus viajes por Italia, el año 1835, publicó sus cuentos para niños, con los que se hizo mundialmente famoso. Acumuló honores y distinciones y se le otorgó una beca literaria oficial con carácter vitalicio. Durante sus viajes por Europa conoció a otros artistas ilustres con los que trabó cierta amistad, como Heinrich Heine, Victor Hugo, Felix Mendelssohn, Alexandre Dumas padre, Robert Schumann, Franz Liszt, Charles Dickens, Richard Wagner, Edgard Grieg, Johannes Brahms y Henrik Ibsen, entre otros. Murió tras una larga enfermedad el 4 de agosto de 1875. Su funeral en Copenhague fue multitudinario y a él acudió el rey de Dinamarca.

El año 1862, Andersen viajó a España pasando por diferentes ciudades y pueblos catalanes. Entró a la península el 6 de septiembre y, como el tren no llegaba a la frontera, lo hizo en diligencia desde Perpignan, pasando por la Junquera, Figueras, Báscara y, cuando llegó a Girona, vio que “daba la impresión de que hubiera feria o que se celebrase una gran fiesta al pueblo. Indumentarias pintorescas, viejos individuos, mujeres que reían y hablaban, hombres con mantas de colorines, jinetes sobre mulas y fumando cigarros de papel, de esos que aquí todos saben liar…”. En la estación subió al tren para ir a Barcelona y el resultado de este periplo es un relato de viajes “I Spanien” que tiene una versión en castellano titulada “Viaje por España” que ha editado Alianza Editorial.

Hans Christian Andersen, como la mayoría de escritores de su época, quería triunfar escribiendo obras de teatro, pero no tuvo suerte en este campo. El reconocimiento le vino a través de sus cuentos infantiles: El soldadito de plomo, El patito feo, La princesa y el guisante, El traje nuevo del emperador… Hay que mencionar que su obra no sólo comprende cuentos, sino novelas, poemarios, libros de viajes, obras de teatro y alguna autobiografía.

Se considera que Hans Christian Andersen fue el primer autor que escribió historias dirigidas a los niños y por esta razón se ha escogido la fecha de su nacimiento, el 2 de abril, como el día en que se entrega el Premio Andersen (equivalente al Nobel infantil), un galardón bianual que sirve para recordar al mundo la importancia que tiene la literatura para los más pequeños. Es el autor más traducido y también el que más libremente se traduce. En España, las versiones y adaptaciones que hay hechas son a partir del inglés y por eso las obras pierden un poco más de literalidad, pese a todo, los cuentos, explicados y leídos en el idioma que sea, ya forman parte del imaginario infantil de muchas generaciones.

Comentarios

almena ha dicho que…
Hola María. Qué de recuerdos, cómo movian mi imaginación infantil los cuentos de Andersen.
Muy grata a la vista tu nueva imagen.

Feliz domingo, un beso