La búsqueda científica del alma

Antonio Damasio es neurobiólogo, premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica, humanista y hombre dedicado a averiguar qué nos hace humanos.
El doctor Damasio asegura en una entrevista que somos una combinación de lo que existe en nuestro cerebro, nuestra historia y las alteraciones que nos produce el entorno en que vivimos. Considera que “la neurobiología puede ser bastante útil para comprender la naturaleza humana y cómo nos relacionamos con los otros, nuestros mecanismos emocionales o cómo manipulamos los conocimientos en el proceso de desarrollo de estos conocimientos. Es una manera de comprender lo que ha entrado dentro de nosotros y nos ha conformado a través de la evolución y la biología, y cómo el medio que nos rodea ha tenido una influencia sobre nosotros. Nos permite entender mejor qué somos, como individuos y como sociedad”.

En su libro “A la búsqueda de Spinoza” examina las contribuciones que hizo en el campo de la neurobiología este filósofo, al que considera un precursor en el estudio de las emociones humanas y en cómo estas emociones conectan con la sociedad. Así como en otro de sus libros alude al “error de Descartes”, que según él, consiste en la separación de la mente y el cuerpo. La mente tiene como soporte el cerebro, que se encuentra en el cuerpo, en un organismo. Por tanto, la mente es un producto de las actividades de un organismo más complejo de lo que parece. Descartes fue quien los separó, provocando durante mucho tiempo grandes dificultades tanto a los científicos como a los filósofos. Lo curiosos del error de Descartes es que fue un error intuitivo, porque nosotros de alguna forma pensamos, o tendemos a pensar, que la mente y el cuerpo son dos cosas separadas, aunque no sea cierto.

Para Antonio Damasio, ser inteligente no consiste sólo en utilizar el conocimiento de una forma aséptica, hay que elaborar el conocimiento sobre la base de experiencias pasadas en relación con situaciones vividas. El resultado de estas experiencias previas, el hecho de que hayan desembocado en una recompensa o un castigo, constituye en un bagaje emocional que todos tenemos. La inteligencia consiste, pues, en aprender de estas experiencias emocionales del pasado como referencia para adoptar decisiones nuevas. La neurobiología tendría que ser capaz de saber cómo está estructurada y organizada la mente, una estructura noble, especial y muy compleja.

Comentarios