Reivindico mi derecho a ser denominada madre

Ignoro a que mente ¿pensante? se le ha ocurrido la idea de sustituir los términos “padre” y “madre”, que figuran en las inscripciones del Registro Civil, por los de “progenitor A” y “progenitor B”, con los cuales se pretende equiparar a los hijos adoptados por un matrimonio de homosexuales ante la imposibilidad legal de figurar estos como padre o madre de la criatura.

Esta medida manifiesta que el Ministerio de Justicia anda bastante perdido en materia lingüística, pues el vocablo progenitura deriva de “genitum”, que significa engendrar, algo que, obviamente, no puede hacer una pareja gay. Así que cabe esperar una rectificación por parte del Ministerio en la que el eufemismo elegido sea más acorde con la realidad.

Entre tanto, yo defiendo mi derecho a ser denominada madre de mi hijo y a que la ley no suprima de un plumazo la naturaleza de mi filiación con él. ¿Hay algo con mayor contenido afectivo que la palabra papá o mamá en boca de un hijo?

Comentarios

almena ha dicho que…
Es igual, hay cosas que ni el Ministerio de Justicia ni ningún otro pueden imponer. Aunque "la sinrazón" se instale en un decreto.

Besos!