Musulmanes

El deseo de Mahoma era que, a su muerte, la Umma (su comunidad de creyentes) permaneciera unida, pero no fue así.
Mahoma falleció el 8 de junio de 632 sin haber dejado un sucesor ni unos criterios básicos para designarlo. Sus hijos varones no le sobrevivieron y su pariente más cercano era Alí, primo suyo y marido de su hija Fátima. Abu Bakr había sustituido al profeta durante su enfermedad y contaba con el apoyo de los líderes de la incipiente religión, y así la semilla de la discordia creció quebrando la unidad de la Umma en el año 9 del calendario musulmán. Las disputas políticas se extendieron rápidamente dando lugar a una división religiosa. De aquí surgirían nuevas escuelas y corrientes que convirtieron al islamismo en una religión con una base uniforme, pero muy variada en matices.

La doctrina sunita nació a finales del siglo IX, fue una reacción a los movimientos cismáticos de otros grupos. Sus bases se cimentan en un concepto de unidad entre los musulmanes, que es la respuesta al extremismo de los jarichitas, y pone énfasis en el poder de Dios y el determinismo que rige el destino de los hombres, para frenar la idea de libertad humana que defendían los mutazilíes (una escuela de Basora surgida en el siglo VIII). Por otra parte, su respeto a la legitimidad del poder establecido se afianza durante el conflicto contra los chiítas sobre la sucesión de Mahoma. Hoy, el sunismo es seguido por el 90% de los musulmanes. Está considerado como ortodoxo porque sus fieles no siguen unos criterios uniformes, esto tiene como consecuencia que en su seno se adopten estructuras políticas diversas que van desde una monarquía de derecho divino como la de Marruecos a la república laica de Turquía. El sunismo mantiene un seguimiento fiel a la tradición (Sunna), no tiene un clero organizado, sus autoridades se denominan ulemas, y está dividido en cuatro escuelas de derecho musulmán: la shafií, la hanafí, la malikí y la hanbalí.

La primera corriente del Islam cuyos orígenes se remontan a las disputas mantenidas sobre la sucesión de Mahoma es el chiísmo. Nació hace 1350 años y aún mantiene su pujanza entre el 10% de los musulmanes. Se practica mayoritariamente en Irán y en parte de Iraq y también tiene representación en Yemen, Azerbaiyán, Tayikistán, Arabia Saudí, Líbano, Siria, Kuwait, Bahreim, Afganistán y Pakistán. Los chiítas aceptan la Sunna (tradición), aunque no le confieren un carácter sagrado, y conceden gran importancia a las enseñanzas transmitidas por los 12 imanes que sucedieron a Alí, el yerno de Mahoma. Se rigen por la autoridad de un imán: guía infalible y juez en cuestiones teológicas y jurídicas del Corán. Entre el clero chiíta destacan los ayatolás, expertos en la interpretación de la Sharia (la ley musulmana). Los chiítas no son un grupo homogéneo, están divididos en unas 70 sectas enfrentadas entre sí.

En el siglo XVIII, Mohamed Ibn Abdul Wahhab, propugnó la pureza del Islam, lejos de la influencia occidental y la relajación de las costumbres. Esta corriente rechazaba cualquier conocimiento no basado en el Corán o la Sunna y no fue aprobada por los teólogos debido a su rigor. Las ideas del wahhabismo se adoptaron por Ibn Saud, un descendiente del fundador, emir de Nayev y unificador de Arabia. En 1918 el wahhabismo pasó a ser la religión oficial en Arabia Saudí y se hizo obligatorio el rezo en la mezquita, se prohibió el alcohol, el tabaco y afeitarse la barba; se recuperó la segregación de la mujer y la Sharia se aplicó de forma literal, incluidos los castigos personales. El wahhabismo se está abriendo paso en el mundo musulmán a base de petrodólares. Su convencimiento de que la restauración del Islam exige una revolución política y social alienta muchas acciones terroristas, como las organizadas por Osama Bin Laden.

La vía más espiritual del Islam es el sufismo, este movimiento apareció en el siglo VIII y defiende las virtudes de la pobreza, el abandono a la voluntad de Alá, los ejercicios de meditación y el llamado “dzikr”, una repetición incesante del nombre de Alá que puede conducir al éxtasis. Su difusión va en aumento y ejerce una gran influencia entre el resto de los musulmanes, estando muy extendido en los ambientes intelectuales, especialmente en la Universidad de Al-Azhar de El Cairo. La ideología del sufismo busca la espiritualidad por encima de todo, mediante la profundización y la introspección. Forman cofradías (Tariqa, vía espiritual) integradas por los seguidores de los maestros. La más conocida es la Mawlawi, de la que proceden los famosos derviches, monjes turcos que bailan girando como forma de meditación.

Islam, consideraciones generales que son comunes en todas las corrientes. El Islam es la tercera religión monoteísta en orden de aparición, tras el Judaísmo y el Cristianismo. No es sólo una religión, es también un modo de vida. Sus leyes son civiles. Es la religión mayoritaria en 50 países, la practican 1.200.000.000 musulmanes y se expande por todo el mundo. La fuente jurídica del Islam es el Corán, el libro de los libros, que recoge las revelaciones de Alá a Mahoma durante los años 610-632. Los pilares del Islam son: la Fe o Shahada; los ritos, que incluyen el rezo (Salat), el ayuno (Al siyam), la limosna (Zakat, obligatoria) y (Sadaqa, voluntaria) y la peregrinación (El haj); la moral y la legislación, basada en la tradición (Sunna). El calendario musulmán se rige por el lunar: 354 días, distribuidos en 12 meses. Su fecha base es el 16 de julio de 622 d.C, año de la (Hégira) viaje de Mahoma de la Meca a Medina.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Impagable esta ilustración sobre el mundo musulmán. A diario oímos hablar de suníes, chiíes..., pero no sabemos exactamente quienes son.