De cómo la Lógica puede demostrar cualquier cosa

Bertrand Russell estaba tratando sobre los enunciados condicionales y sosteniendo que un enunciado falso implica cualquier cosa, todo. Un filósofo escéptico le preguntó:
-¿Quiere usted decir que si 2+2=5, entonces es usted el Papa?
Russell contestó afirmativamente y ofreció la siguiente demostración a modo de prueba:
-Si suponemos que 2+2=5, entonces seguramente estará usted de acuerdo en que si restamos 2 de cada lado de la ecuación, nos da 2=3. Invirtiendo los términos, tenemos que 3=2 y restando 1 de cada lado, nos da 2=1. De modo, que como el Papa y yo somos dos personas, y 2=1, entonces el Papa y yo somos uno. Luego, yo soy el Papa.

Comentarios

almena ha dicho que…
jajajaja está genial.
No hay duda del dominio de las "matemáticas" por parte de Russel.
Creo que eran su pasión...

besito