Crash

El descubrimiento del cuerpo de un joven negro asesinado en una cuneta es el punto de partida de la película Crash. Un policía veterano y su compañero novato e idealista, la esposa blanca del fiscal del distrito, un tendero iraní, una pareja de color adinerada, un cerrajero hispano, un par de ladrones negros... Estos personajes no parecen tener nada en común, pero sus historias individuales se irán entrelazando hasta llegar a un nexo en el que todo cobra sentido.

El guión une con pericia los diferentes elementos de la historia, y sería perfecto de no ser por el desenlace poco creíble, que fuerza una moraleja y no se atreve a llevar hasta el final el mensaje de denuncia.

¿Cuál es el mensaje? Supongo que cada espectador hará una lectura distinta. Para mí, la película dibuja una sociedad deshumanizada y hostil en la que el otro es el enemigo. La soledad desgarradora del individuo que lucha por su supervivencia. Las múltiples facetas del ser humano: ni ángel ni demonio, que sirven para adaptarse al entorno. El miedo que nace del aislamiento y la falta de aliados. La necesidad endémica de afecto que aqueja al hombre actual. El recelo que provoca la diferencia en el color de piel, en el estatus social… La ciudad de Los Ángeles es el escenario en el que discurre el film, aunque los hechos bien pueden reproducirse en cualquier ciudad del mundo. Todos podemos encontrarnos reflejados en el espejo de Crash, pues retrata las tinieblas de nuestras almas. Incomunicados, solos, vulnerables y muertos de miedo. Así malvivimos en la sociedad que hemos creado y nos devora.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Una buena lectura, sin duda.