Que devuelvan lo que no es suyo

El Vaticano ha vuelto a ordenar, una vez más, a Cataluña que devuelva a Aragón 113 piezas de arte sacro pertenecientes a 111 parroquias oscenses que hasta 1995 estaban adscritas a la diócesis de Lérida. Se pensó entonces que junto con las parroquias retornarían las obras de arte, pero no ha sido así pese a los cinco fallos a favor de Aragón por parte de las máximas instancias jurídicas de la Iglesia.

El pasado 20 de septiembre, la Congregación de los Obispos de Roma emitió un decreto por el que Lérida debía entregar las piezas de arte a Aragón en el plazo de 30 días. El obispo de Lérida, Francisco Javier Ciuraneta, no sólo incumplió la sentencia sino que recurrió a Roma y solicitó que se paralizara la entrega. Por tal motivo, la Signatura Apostólica, el más alto tribunal de la Iglesia Católica, ha instado de nuevo a la diócesis de Lérida a la entrega inmediata de dichas piezas de arte a la de Barbastro-Monzón (Huesca). También se ha mantenido el reconocimiento de que las verdaderas propietarias de las obras de arte que se encuentran en el museo diocesano de Lérida son las parroquias que pertenecen a la diócesis aragonesa.

Mucho poner el grito en el cielo para que Salamanca restituya a Cataluña los polémicos documentos confiscados durante la Guerra Civil y cuando les toca a los catalanes devolver lo que no les pertenece…

Comentarios

almena ha dicho que…
He leído la noticia, sí. Y también que han encontrado (con la aprobación del Ministerio de Cultura), la forma de quedárselas. Pretenden que permanezcan para siempre en Lérida, mediante el reconocimiento de ser patrimonio de Huesca desplazado en Cataluña.
Y es que me "pica" especialmente. Soy salmantina (desplazada en Madrid).
Y me siento impotente :-(
Un beso, María
Anónimo ha dicho que…
Hay que joderse. En la pagina web de la Diputación de Lleida en su versión en catalán (porque en la que está en castellano no aparece), hay una encuesta si crees que se ha de preservar la unidad de los fondos del museo diocesano, o dicho de otra manera, si los bienes de la franja aragonesa deben quedarse en Cataluña. Va ganando que sí por un 72%, qué se han creído.
David ha dicho que…
Primero se llevan el agua del Ebro y ahora los santos de las iglesias. Manda güevos.
Chusé ha dicho que…
Caray con la doble moral de los catalanes. Cuando les quitan algo es expolio de su patrimonio cultural y cuando son ellos los ladrones ¿qué es?
Anónimo ha dicho que…
A los pobrecitos catalanes

Este mensaje es para todos aquellos que suscriben o se sienten identificados con el e-mail que circula en la Red: “Yo quiero ser solidario, pásalo” y que dice los siguiente:

¡YO QUIERO SER SOLIDARIO!

Soy español (fiscalmente) y vivo en Cataluña (soc Català) y quiero
ser solidario con el resto de los españoles.

No quiero ser diferente, pero sí quiero ser y tener las mismas
condiciones de vida que todos ellos. Por eso:

QUIERO: Que mi I.P.C. (último) del 4,1 sea el de la media de toda
España, o sea, el 3,8. (Cada año es superior y me aleja del resto
de los españoles).

QUIERO: Que una vivienda en Barcelona, valga lo mismo que otra en
cualquier punto de Extremadura. El costo de una en Barcelona me
permitiría comprar tres, vivir en una y alquilar dos y así
conseguiría incrementar mis ingresos.

QUIERO: Que el agua que en una urbanización próxima a Valencia
cuesta 37 pesetas m3. valga igual que la que yo pago: 301 pesetas.

QUIERO: Que el billete ordinario del Bus de Zaragoza con costo de
0,75€, sea lo que me cuesta a mi que ahora pago 1,15€.

QUIERO: Que el impuesto de Transmisiones Patrimoniales del País
Vasco, que ahora está exento, sea igual para mis hijos cuando
hereden (si es que lo logran), que en Cataluña tiene un escala
semejante a la del I.R.P.F.

QUIERO: Que la ITV, que en Melilla cuesta 19€, sea la misma que yo pague, en vez de los 44,65€ que desembolso.

QUIERO: En definitiva ser igual. Como pensionista tengo unos
ingresos idénticos que cualquier otro semejante a mi en, p.e.,
Valencia de Alcántara.

POR ESO, cuando yo sea igual que todos los españoles, con todo lo
que me sobre, gustosamente ¡SERÉ SOLIDARIO!

Yo quiero pedirles a todos los catalanes que dicen ser víctimas de España que se informen. Saber la verdad es la mejor arma para no dejarse manipular. La mayoría de las quejas anteriores se refieren a hechos sobre los que tiene competencia la Generalitat catalana, que no dependen el Estado español. Así que, por favor reclamen a su querido Gobierno, pidan que rebajen las tasas del agua, las de Transmisiones Patrimoniales, el precio del bus urbano, el peaje de las autopistas, el valor del suelo edificable… Explíquenles a los aragoneses su doble rasero: díganles por qué se quejan tanto cuando no retornan a Cataluña los papeles de Salamanca y, sin embargo, ustedes no devuelven a Aragón 113 piezas de arte sacro pertenecientes a 111 parroquias oscenses que se han quedado en Lérida y que varias sentencias del Vaticano les ordenan restituir a sus legítimos propietarios. Díganles por qué ustedes se benefician del agua del Ebro y Aragón se muere de sed, ve agostarse sus campos y la gente de los pueblos tiene que a emigrar a la capital para poder comer…

Queridos catalanes, quizás no sepan los fastos que gasta su Gobierno, que su President cobra un sueldo que es doble que el del presidente Zapatero, que, por ejemplo, el pasado mes de diciembre viajó a Egipto una macrodelegación del gobierno autonómico con 40 personas, su misión era entregar cien libros a la Biblioteca de Alejandría. ¿Cuánto les ha costado este gesto cultural? Pregúntense a qué precio les salen sus gobernantes y su identidad lingüística, que, por si no lo saben, pagamos todos los españoles. Entérense de la verdad y, si después de conocerla, tienen alguna queja contra España, háganoslo saber, y entre todos le pondremos remedio. Pero no hagan acusaciones a la ligera. No nos tachen de insolidarios cuando, pongamos por caso, España entera sufragó con sus impuestos las Olimpiadas de Barcelona, siendo que los beneficios y las infraestructuras se quedaron para uso y disfrute de Cataluña. Sean humildes, por hablar dos lenguas no son superiores a los demás. Sus señas de identidad no son mejores que las de los otros pueblos de España, tan solo son diferentes. Reconsideren qué sería hoy Cataluña sin la mano de obra casi regalada de miles de andaluces, extremeños, gallegos… que dejaron su sudor en las fábricas y en los campos catalanes.

Si quieren ser independientes, resuelvan sus problemas solos, porque ser independiente significa eso, adquirir una forma independiente de vida, y ustedes, aunque se nieguen a reconocerlo, son una de las Comunidades que más chupa de teta de la vaca España. Por mi parte, pueden aprobarles el Estatut ahora mismo, si ello significa que voy a dejar de financiarles con mis impuestos su policía autonómica, la seguridad de su frontera con Francia, la difusión de su lengua…

No tengo nada en contra de ustedes, catalanes, porque es su manipulada e ignorante visión del mundo la que les impide ver que en este barco vamos todos. Juntos podemos ir al fin del mundo o al garete. Es cuestión de voluntad.