Dulces contra el estrés

Científicos de la Universidad de Cincinati (EE.UU.) han encontrado algo positivo a los dulces, que tienen la mala fama de hacernos ganar kilos. Por ahora, el experimento se ha hecho sólo con ratas, pero si los resultados se reprodujeran en los humanos, nos llevaríamos una alegría. Resulta que picotear o beber algo dulce contribuye a reducir los niveles de la hormona glucocorticoide, que se libera en las situaciones de estrés emocional y contribuye a que el organismo supere las consecuencias negativas que se producen: nerviosismo, taquicardia, sudoración… A pesar de que, por otra parte, la glucocorticoide se asocia con el incremento de la grasa abdominal y el deterioro de la función inmunológica.

Según los responsables de la investigación, si se encontrara la forma de limitar la producción de esta hormona, podrían aliviarse las secuelas negativas del estrés sobre la salud, incluyendo la odiada tripa. Pues bien, la clave pudiera estar en los dulces, concretamente en los elaborados con azúcar, no con edulcorantes artificiales. Quizás algún día podamos atiborrarnos de dulces por prescripción facultativa y sin temor a engordar.

Comentarios

almena ha dicho que…
mmmm
:-))