Demuestre que Jesucristo existió

El juez Gaetano Mautone, de la ciudad italiana de Viterbo, ha dispuesto que un sacerdote comparezca este mes ante un tribunal para demostrar la existencia real de Jesús de Nazaret.

Luigi Cascioli, autor del libro La fábula de Cristo, interpuso una querella contra el padre Enrico Righi hace tres años, cuando el sacerdote le denunció en la hoja parroquial por haber puesto en duda la existencia histórica de Jesucristo. Y el juez que se ocupa del caso sentenció en diciembre pasado que Cascioli dispone de argumentos razonables para sostener su acusación de que el padre Righi estaba incurriendo en un “abuso de la credulidad del pueblo”.

Según Luigi Cascioli, no existen pruebas evidentes de que Jesús viviera y muriera en la Palestina del siglo I más allá de lo que cuentan los evangelios, y que los cristianos aceptan como materia de fe. Estas afirmaciones que se encuentran en la Biblia proceden de diversos autores que vivieron “tiempo después de ese Jesucristo hipotético”, de ahí su denuncia de “abuso de la credulidad del pueblo” y de “suplantación de la personalidad”. Ambas acusaciones, según el código penal italiano, son delito. Para Cascioli, los primeros cristianos confundieron a Jesús con un tal Juan de Gamala, un judío que se sublevó en el siglo I contra los romanos de Palestina. Historiadores romanos como Tácito y Suetonio mencionan a un “Cristo” o “Cresto” en sus Anales, pero escribieron mucho tiempo después de que viviera el supuesto Jesús y estaban refiriéndose a meros rumores.

El padre Righi afirma, por su parte, que hay testimonios más que sobrados de la existencia de Jesús de Nazaret tanto en textos religiosos como seculares y que millones de personas han creído en Cristo y en su condición de Dios durante 2.000 años. “Si Cascioli no ve el sol en el cielo a mediodía, no puede ponerme un pleito porque yo sí lo vea y él no”. Ha argumentado.

Luigi Cascioli está dispuesto a retirar la querella si el padre Righi presenta pruebas irrefutables de la existencia de Jesucristo en la audiencia que se celebrará a finales de enero.

El Vaticano no ha hecho declaraciones al respecto y, desde luego, el asunto se las trae, porque parte de esas pruebas podrían aportarlas otras religiones como la musulmana, que tiene a Cristo por un profeta, o la judía, que lo considera un rabino con creencias liberales. Obviamente, ninguna de estas dos religiones cree que Jesús sea el Mesías ni el Hijo de Dios.

Admito que yo también siento una gran curiosidad por conocer las pruebas fehacientes que demuestran la existencia de Jesús de Nazaret, pues buena parte de los datos y fechas aportados sobre la vida de Jesús han resultado ser falsos al confrontarlos con la historia.

Comentarios

almena ha dicho que…
¡sorpresa! :-)
Me ha sorprendido, gratamente, que haya sido el mismo tema el que ha inspirado a la vez tu post y el mío.
Aunque tú lo desarrollas perfectamente, detalladamente.
El mío sólo deja entrever la perplejidad que me produce el hecho de que la justicia italiana haya admitido a trámite y pedido pruebas "irrefutables" de un hecho ocurrido (o no) hace dos mil años.

Un abrazo cariñoso