Crítica al despilfarro

Un cosmonauta ruso se encuentra a un colega norteamericano que le muestra el último invento de la NASA: un bolígrafo para escribir boca arriba y sin fuerza de gravedad. El ruso le enseña un lápiz.

Comentarios

Josep M. Fernández ha dicho que…
La anécdota es más falsa que un billete de trece céntimos.
David ha dicho que…
Yo he visto el bolígrafo de la NASA del que hablas en una papelería, es metálico, diminuto y cuesta 48 euros, por 50 céntimos puedes comprar un lápiz ¡con su goma y todo! Por tanto sí que es un despilfarro los años de investigación para desarrollar el bolígrafo. Muy buena la crítica.
almena ha dicho que…
jajajaja pues sí
María Dubón ha dicho que…
Vi el bolígrafo en una tienda de regalos de diseño. No recuerdo el precio exacto, pero me pareció bastante caro, por eso se me ocurrió describir con esta pincelada de ironía el despilfarro que supone crear un bolígrafo así, cuando un portaminas haría el mismo servicio.

(Descarto el lápiz de madera por los inconvenientes que implicaría sacarle mina en el espacio).