Carne de yugo

“Al hijo del rico se le daba a escoger títulos y carreras: al hijo del pobre siempre se le ha obligado a ser mula de carga de todos los oficios… Se le ha empujado contra el barbecho, contra el yunque, contra el andamio; se le ha obligado a empuñar una herramienta que, tal vez, no le correspondía… Han pasado mis ojos por los pueblos de España: ¿qué han visto? Junto a los hombres tristes y gastados de trabajar y mal comer, los niños yunteros, mineros, herreros, albañiles, ferozmente contagiados por el gesto de sus padres: los niños con cara de ancianos y ojos de desgracia”. Miguel Hernández.

La noticia es de hace escasos días. Cada año mueren en el mundo seis millones de niños a causa del hambre. Esto significa que cada día mueren 16.438, que por cada minuto que pasa habrá 11 niños en algún lugar del mundo que morirán por falta de alimentos.

Aquí, las calles y los escaparates se engalanan y la gente se prepara para celebrar la gran fiesta del consumo: la Navidad. Porque reconocemos que la miseria es un problema, pero no es nuestro problema.

Comentarios

almena ha dicho que…
y, en ocasiones, no sólo es lo terrible de que "mueran", sino que existen asquerosos intereses económicos que ponen su "granito de arena" para que ocurra. He visto este fin de semana la película "El Jardinero fiel" y me ha "tocado" dentro. Mucho.
Por un momento perdí la fe en nuestra especie. Pero no. También existen las acciones contra la injusticia. Y hay seres humanos llevándolas a cabo o fomentándolas. O gritando la injusticia en el ámbito (aunque sea reducido) en que puede hacerlo. Como tú ahora.
Un abrazo