Armado de humor

Me gusta el humor, el humor amansa a las fieras, alegra a los tristes, posee una admirable capacidad de desarme. Sirva el ingenio humorístico de dos grandes escritores para ilustrar el uso del humor como arma defensiva: "Las novelas de Baroja tienen mucha miga, se nota que ha sido panadero". A esta observación de Rubén Darío, contraatacó Baroja diciendo: "Rubén Darío tiene una pluma brillante, se nota que es indio".

Resulta obvio que el derecho ampara solamente a quien replica y que sólo ríe de verdad quien ríe el último.

Comentarios

almena ha dicho que…
jajajaja este ingenio fino me sdeuce, me seduceee. Me gana.
También se cuenta de Valle Inclán que en cierta ocasión se encontró de frente, en la misma acera, con Jacinto Benavente (se tenían cierta inquina, parece). Al cruzarse, Benavente se pegó a la pared y dijo "yo no le cedo la acera a maricones" a lo que Valle, bajándose de la acera, respondió: "Yo sí". :-)
Hoy, casualmente, dedico también un post a este aspecto irónico. Bernard Saw recibió un día una carta en la que sólo ponía "imbécil". Y él, sin inmutarse, dijo "he recibido muchas cartas sin firma, pero es la primera vez que recibo una firma sin carta".
Perdona por la extensión de mi comentario de hoy. Pero me ha encantado tu anécdota y quería hacerte partícipe de las que yo conocía.
Un beso!
María Dubón ha dicho que…
Conocía la anécdota de Shaw, a mí también me gustan este tipo de curiosidades, tanto que las colecciono. Ahí van dos más:

El escritor Víctor Hugo se encontraba de vacaciones y quería saber qué tal iba la edición de su novela Los miserables. Escribió a su editor poniéndole: "?" y recibió como respuesta: "!".

Cuentan de Lorca que, oyendo recitar el verso de Rubén Darío: "... que púberes canéforas te ofrenden el acanto", el poeta granadino se levantó y dijo: "A ver, otra vez, por favor, que yo sólo he entendido el 'que'".

Muchas gracias, ya sabes que tus aportaciones siempre son bien recibidas. Un cariñoso abrazo.