Con un par...

“Jamones Julio” es una tienda de Girona que ha sufrido las gamberradas de ciertos catalanistas a quienes les duele la retina con sólo mirar algo escrito en castellano. Durante más de un año, la fachada de la tienda y el rótulo han sufrido pintadas y roturas como medida de presión para obligar a la empresa a catalanizar su nombre. “En català” escribieron en la persiana, luego le pintaron la bandera independentista, trazaron una equis censora sobre la palabra jamones, le tiraron piedras… Así hasta que el acoso ha surtido efecto, y Julio se ha visto obligado a cambiar el letrero que anuncia su negocio, porque en Cataluña puedes ponerle a tu empresa un nombre chino, ruso, árabe o inglés, cualquiera será bien aceptado siempre y cuando no sea español. Ahora “Jamones Julio” estrena letrero, tres patas de jamón ante el nombre indican que Julio sigue vendiendo jamones y, además, que tiene un par de… narices.

Comentarios

almena ha dicho que…
olé por Julio y sus...
jamones