As time go es by

Nació en Nueva York el mismo año que el cine, en 1899. Como era mal estudiante fue expulsado de la academia preuniversitaria y se alistó en la Marina. Luchó en la I Guerra Mundial y a los veinte años probó suerte en los escenarios teatrales sin demasiada fortuna. Llegó a Hollywood en los años 30 y se especializó en papeles de criminal con los que no conseguía mantenerse vivo hasta el "the end".

Durante cinco años dio vida a personajes malvados secundando a actores ilustres como James Cagney o Edward G. Robinson en películas de cine negro. El primer éxito que obtuvo fue gracias a su trabajo en El bosque petrificado, aunque tuvo que esperar hasta 1941 para conquistar al público norteamericano con su papel protagonista en El último refugio, película en la que su personaje mostraba una cara más humana, la de un gangster redimido. Este mismo año estrenó El halcón maltés.

En 1945 protagonizó Tener y no tener junto a Lauren Bacall, que se convirtió en su cuarta esposa. En 1949 fundó su propia productora "Santana Pictures" con la que produjo cuatro películas, entre las que cabe destacar Sin conciencia. En 1951 recibió un Oscar por su caracterización como alcohólico y aventurero en La reina de África, antes había sido nominado para el premio en dos ocasiones: en 1943 por su magistral interpretación como Rick Blaine en la inolvidable Casablanca y en 1954 por su papel en En motín del Caine.

Participó en 79 películas, la última de ellas fue Más dura será la caída (1956). Siempre fue una persona comprometida y se manifestó contra la caza de brujas promovida durante los años 40. Murió derrotado por un cáncer una semana antes de cumplir 58 años.

Una gabardina impecablemente anudada, un sombrero de ala ancha y un perenne cigarrillo en los labios. La imagen en blanco y negro de Humphrey Deforest Bogart (Rick) despidiendo con la mirada brillante a su amada Ilsa (Ingrid Bergman) al final de la mítica Casablanca forma parte de la iconografía del séptimo arte. No es la mejor película, ni la de mayor éxito ni la más premiada, es la perfecta definición de lo que es el cine, una rara combinación de talento, magia y seducción que atrapa sin remedio al espectador.

A los que amamos el cine, siempre nos quedará Casablanca. Siempre nos quedará Bogart.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Ummmm! Qué hombre.