La paradoja de Zenón

En el siglo cuarto a.C. Zenón de Elea, uno de los primeros filósofos occidentales cuyas ideas han sobrevivido hasta hoy, planteó sus famosas paradojas del movimiento, con ellas trataba de demostrar que el movimiento es imposible y ridiculizaba la idea de que el espacio y el tiempo son infinitamente divisibles. Una de sus más famosas paradojas es la de Aquiles y la tortuga: Aquiles disputa una carrera con una tortuga y le da ventaja en la salida. Para superar a la tortuga, Aquiles tiene que recorrer la distancia que existe entre él y la tortuga, pero mientras tanto la tortuga habrá avanzado un poco más, de modo que Aquiles tendrá que cubrir una nueva distancia hasta la tortuga, y así sucesivamente. Aquiles nunca podrá alcanzar a la tortuga y, mucho menos, superarla. Esta paradoja aún no se ha resuelto.

Comentarios