H2O

Todos bebemos agua, pero no todos bebemos la misma agua. En esto también hay clases. Los pobres beben aguas fecales, contaminadas o sin depurar. Agua del grifo para el común de los mortales. Evian o Perrier para los que tienen pasta larga y, lo último de lo último, agua de glaciar del Polo Norte, que según dicen activa y rejuvenece, para los más snobs del planeta.

Vaya usted a un restaurante y pida una botella de Finé, con un poco de suerte el camarero sabrá qué es y le dirá que no tienen, pero entre sus amigos quedará como un auténtico entendido o como un perfecto gilipollas, según sea el pedigrí de las amistades que usted gasta.

Comentarios