Lo último en suplementos

Lo ideal sería que un diario ofreciera a sus lectores el mejor reportaje con las mejores imágenes, el mejor complemento para contextualizar la noticia, que fuera enriquecedor y sirviera al interés colectivo. Pero en vez de apostar por noticias de mayor interés, en vez de optar por reporteros que cubran la información in situ, en vez de ganarse la confianza del lector presentándole un periódico de calidad, se gasta el dinero en suplementos que lo hagan atractivo al comprador. Acompañando al diario van fascículos de temática variada, enciclopedias, libros, CDs, DVDs, monedas, cómics, baterías de cocina o entradas para un parque de atracciones. A partir del próximo día 6 de junio, con cada ejemplar, La Razón distribuirá dos cruasanes de lunes a viernes.

Da la sensación que el periodismo y los diarios son sólo un negocio y no una ciencia social o un servicio público, y en esa absurda carrera de “a ver quién vende más" están dispuestos a sacrificar su compromiso de honestidad y solidaridad social por un plato de lentejas.

Comentarios