Padres homosexuales

Siempre he considerado que una persona homosexual está perfectamente capacitada para ocuparse del cuidado y educación de un niño y por defender el derecho de los gays a adoptar una criatura, me he ganado enconadas críticas y algún que otro insulto. Pues bien, ahora mi criterio está avalado por unos estudios hechos en la cátedra de Metodología de las Ciencias del Comportamiento de la Facultad de Psicología de la Universidad de Valencia, que recoge los resultados de más de treinta años buscando las posibles diferencias de ajuste psicológico de los hijos de familias hetero y homosexuales. La conclusión, basada en la metodología más esmerada, afirma que no existen diferencias significativas en la evolución psicológica de estos niños.

Nuestro tiempo se caracteriza por la diversidad en las estructuras familiares, no puede afirmarse que una sea mejor que las otras por el solo hecho de haber sido la predominante durante muchos siglos. Los autores del estudio destacan que, más que evaluar la estructura familiar en sí misma, hay que analizar el rol parental. El objetivo de este rol no debe ser otro que el de capacitar a los hijos para que sean adultos competentes, humanitarios e integrados socialmente. La calidad de este rol no depende del tipo de estructura familiar, depende de las conductas, las interacciones y las enseñanzas de los padres.

En los últimos años hay suficientes estudios, hechos con metodología científica, que permiten asegurar que el desarrollo psicosocial del los niños de familias de gays o lesbianas no está afectado negativamente por la orientación sexual de sus padres. El ajuste cognitivo, emocional, sexual y social de estos niños es semejante al de los que tienen padres heterosexuales. Este hecho ha sido reconocido en sendos documentos promulgados por la Academia Americana de Pediatría, la Asociación Americana de Psiquiatría y la Asociación Americana de Psicoanálisis. Lo mismo dice el informe realizado por la Universidad de Sevilla, con financiación de la oficina del Defensor del Menor de la Junta de Andalucía.

Toca rectificar: reconocer los derechos del niño a vivir en una familia en la que se le quiera y se le forme de manera adecuada, no importa cuál sea la inclinación sexual de los padres; defender los derechos de los homosexuales, incluyendo el de ser padres. Las reflexiones políticas, legales, sociales y morales contra modelos de familia que no sean el tradicional, el de toda la vida, deben cambiar.

Lleva tiempo modificar la mentalidad de la gente, pero poco a poco la realidad se impone y la cerrazón se resquebraja porque su misma dureza la hace frágil. Si se consiguió que los negros adquirieran el estatus de seres humanos después de ser considerados animales durante años, no vamos a seguir condenando a perpetuidad a los homosexuales.

Comentarios

Helena Bayo ha dicho que…
Para mí es más importante la capacidad de una persona para cuidad adecuadamente de un niño que su inclinación sexual. Existe el prejuicio de que un homosexual es una especie de ser tarado, perverso, inferior... y quienes así lo creen es lógico que piensen que los gays no están preparados para ser padres. Pero los homosexuales son personas normales, sus preferencias en la cama no los invalidan en nada, ¿por qué no van a poder asumir la paternidad de una forma responsable?
Ser heterosexual no es garantía de ser buen padre, y si no que se lo digan a los millones de niños abandonados, asesinados, torturados, prostituidos, etc. por unos "ejemplares" padres heterosexuales.
Estoy hasta el gorro de hipocresías.
cachirulo'x ha dicho que…
Pues sí, habrá que confiar en que el tiempo les ablande la cabecica a algunos que la tienen mu' dura.
Los nativos americanos que descubrió Colón fueron durante años salvajes paganos; los moros, infieles; los negros, animales; los gays, tarados dañinos... Estamos cargados de prejuicios.
Jessica ha dicho que…
A la Iglesia Católica le costó unos cuantos cientos de años y varios meses de discusión acabar decidiendo que la mujer sí tiene alma. Dentro de unos cuantos cientos de años, probablemente, les podremos ver diciendo que los homosexuales son seres humanos con todos los derechos; y quizá dentro de miles, si para entonces aún siguen dando el coñazo, dirán que podían tener hijos como cualquier otra persona.

Hacer caso a la iglesia es un peligro. No podemos consentir que nuestros políticos gobiernen para la curia en vez de para los ciudadanos que les pagamos el sueldo.

Saludos:
Jéssica.
cova ha dicho que…
Lo que está claro es que en el caso de adopción deben primar los derechos del más debil, en este caso el niño adoptado, sobre los derechos de los padres (homosexuales o heterosexuales) a adoptarlo. Por ese motivo los procesos de adopción son tan largos y complicados. Garantiza eso que los padres "aprobados " en el proceso sepan cumplir su labor?... Eso nadie lo sabe. Al igual que este estudio que se comenta de la Universidad de Valencia, hay otros tantos estudios que consideran que los niños necesitan una figura masculina y una femenina para su desarrollo como persona. En ningún momento la Iglesia considera que las personas con orientación homosexual no sean "personas",como afirman los post anteriores, pero manifiesta su preocupación por el bienestar emocional del niño y la importancia de la familia como base de la sociedad.
Anónimo ha dicho que…
Extraído de los dos últimos párrafos de un blog llamado "Crónicas Bárbaras":

"Y si esos hijos hacen como casi todos los niños e imitan sus dos papás o mamás y resultan mayoritariamente gays, debe recordarse que obedecen a una ley natural.
Hemos aceptado la adopción legal de hijos por homosexuales, y no podrá exigírsele a esos progenitores que eduquen a sus niños como heterosexuales si ellos mismos consideran su homosexualidad como el mejor género de vida".
Familia Coll Lacruz ha dicho que…
Contesto a Cova:
La naturaleza es muy sábia y nuestro instinto de supervivencia mucho más. La figura masculina y femenina en la educación de un niño es sólo eso, una figura. Puede ser un padre muy cariñoso o una madre muy fuerte. Puede ser un abuelo o abuela, tio o tia, el maestro o un vecino... quién haga ese papel y seria dado como válido por la iglesia católica. ¿Porqué entonces no lo da como válido si son dos hombres o dos mujeres? ¿Porqué no lo da como válido si son homosexuales?
Mi suegra cuida un niño del Perú mientras su madre trabaja. Ese niño ha cogido como figura masculina a mi suegro, pues aquí sólo tiene a su madre y a mi suegra. No es necesariamente obligatorio un padre y una madre para crecer sano.
Contesto a anonymous:
He crecido y he sido educado en una familia heterosexual. No se conocen antecedentes de homosexualidad en mi familia por ninguna parte. Mi familia es católica apostólica y romana... y yo soy homosexual.
Ala! Ahora vas y lo cascas!
Linda ha dicho que…
La homosexualidad no se contagia, como tampoco se contagia la heterosexualidad. Cada persona nace con determinadas características programadas genéticamente. Qué le vamos a hacer. Así funciona la naturaleza.
Yo soy huérfana, durante siete años viví en un hospicio, no me trataron mal, pero me faltaba algo, nos faltaba algo a todos los críos que estábamos allí. AMOR. Yo me habría ido con un extraterrestre verde y con antenas si me hubiera abrazado con cariño. Nada puede ser peor para un niño que vivir sin amor. Por eso la excusa de quienes se niegan a que los homosexuales adopten alegando que defienden los derechos del niño no me convencen, es una asquerosa hipocresía que sólo esconde el miedo a lo "diferente".
Fran ha dicho que…
A Tarzán le cuidaron unos gorilas, a Rómulo y Remo una loba... A otros los cuida un fontanero o un psicópata, una prostituta o la reina de Inglaterra.

La sociedad ofrece modelos para todos los gustos y cada uno copia lo que más le conviene. Puedes ser catedrático o atracador, católico o anarquista y todo esto ocurre al margen de los padres que te cuidaron y te educaron. Cada persona es libre para ser lo que quiera.
Vicente Torres ha dicho que…
Y otra cuestión es que los homosexuales solteros sí pueden adoptar.
Rubén ha dicho que…
El mundo cambia, aunque siempre hay alguien que no se da cuenta. Es más seguro vivir en lo conocido, aunque sea malo, que explorar nuevos caminos. Después de siglos de intolerancia contra todo lo que no fuera como Dios manda toca pensar por nosotros mismos. Una pregunta a los católicos, ¿cuándo dijo Dios que los gays no eran hijos suyos?
sergi ha dicho que…
¿Cuántos homosexuales encubiertos no han tenido hijos dentro de un matrimonio católico y han llevado una vida falsa por miedo a que la Iglesia los condenase al infierno y la sociedad los señalara con el dedo acusador?
Pili ha dicho que…
¿Cómo se educa a alguien para que sea heterosexual u homosexual? El párrafo ese de Crónicas bárbaras me parece una barbaridad dicha por un ignorante. Es algo tan absurdo como intentar educar a un niño para que tenga los ojos azules. La homosexualidad no es una opción, no se escoge. Llega un momento en la vida en el que algo en tu interior te inclina a una cosa o a otra y en esto la educación recibida no tiene nada que ver.
nepho ha dicho que…
Puesto que se trata de darle un hogar y una familia a un niño que ha tenido la desgracia de perder a sus padres, hay que buscar a los mejores sustitutos posibles. Ser homosexual no hace que una persona sea peor que otra.