La tragedia de Liberia

“La generación sin padres de Liberia”, así se conoce a los más de 6.000 niños, hijos de los soldados miembros de la ECOMOG, la misión de paz de países africanos enviada a Liberia durante la década de los 90. Estas fuerzas de paz tuvieron miles de niños con mujeres liberianas y al regresar a sus países de origen se desentendieron por completo de ellos y de sus madres. Ante la imposibilidad localizar a los padres para reclamarles la ayuda que merecen, millares de mujeres, sumidas en la miseria, abandonaron a sus hijos en el centro ECOMOG y gracias al Programa Mundial de Alimentos de la ONU, la organización les ha proporcionado un techo, comida y escolarización.

Ahora la situación puede repetirse. Desde agosto de 2003, cuando en Liberia se puso fin a 14 años de guerra, una nueva misión internacional de paz formada por 15.000 soldados de las Naciones Unidas trabaja en el país. La idea es que su presencia comience a disminuir tras las elecciones del próximo mes de octubre. Mujeres liberianas que están embarazadas ya han solicitado ayuda al Centro Infantil Ecomog para comprobar la dirección de miembros de las tropas de pacificación de Naciones Unidas con los que han mantenido relaciones e intentar que no abandonen a sus hijos. La organización ha localizado a 19 soldados de la ONU y les ha pedido que asuman su responsabilidad como padres, es todo cuando pueden hacer en este sentido.

Millares de mujeres y niñas han sufrido violaciones, dos terceras partes de la población femenina han padecido agresiones sexuales durante la guerra civil de Liberia, pero los culpables de estos delitos comprendidos en el derecho internacional siguen impunes. Son, junto a los niños sin padre, la triste cara de una tragedia que parece no importarle a nadie.

Comentarios