26 de febrero de 2015

Un buen sistema educativo

Francia, con su sistema pedagógico, ha creado legiones de autómatas burocráticos, o de mohínos fracasados; Inglaterra, en cambio, ha colonizado medio planeta. (Azorín)
 
Un buen sistema educativo no debe permitir que ningún alumno se quede descolgado. La organización escolar ha de ir encaminada en este sentido, para conseguir que todo el alumnado alcance los objetivos establecidos y que quienes tengan mayor capacidad puedan desarrollarse y llegar más lejos.
Es más importante aprender que competir, algo que fomenta el sistema educativo español. Luego los resultados negativos en el informe PISA son los que son.
Durante el periodo de enseñanza obligatoria, la educación individualizada y el apoyo han de ser continuos. Así como la garantía de refuerzo a las familias más desfavorecidas con comedores, libros, material…, gratuitos. Opino que sería bueno que no existiera segregación en las escuelas, ni por sexo, ni por religión, ni por estrato social, ni por ninguna otra cuestión. La sociedad es variada y la mezcla es positiva para que de adultos nos aceptemos como iguales que somos.
El seguimiento de los alumnos podría prevenir las dificultades personales y académicas y adaptar el plan de estudios a las necesidades específicas de cada persona. La meta a conseguir es que ningún alumno abandone sus estudios y que al acabar la etapa obligatoria haya conseguido un nivel óptimo de conocimientos que le permitan seguir adelante realizando estudios superiores o preparándose para aprender un oficio.
Durante un tiempo, en España hubo un sistema educativo público de calidad, el 97,5% de los centros eran gestionados por el municipio. En los años 60 se vio clara la necesidad de mejorar el país creando escuelas donde todos los alumnos alcanzasen un nivel mínimo establecido. Luego los planteamientos han cambiado, se han implantado sucesivos sistemas fallidos porque no existía un objetivo claro. También se ha olvidado que la educación es un bien público.

23 de febrero de 2015

Lo que deben, lo que debo, lo que debemos

La consultora norteamericana McKinsey ha publicado el último informe sobre la deuda en el mundo. La cifra resulta escalofriante, nada menos que 200 billones de dólares. Esta cifra incluye a toda la deuda: pública y privada, de estados, particulares y empresas.
Aunque lo malo no es la deuda, lo peor es que se tiene que pagar. Pero ¿se puede?
España es uno de los países más entrampados del planeta en relación a su riqueza: la deuda equivale al 320% de nuestra riqueza.
¿Por qué debemos tanto?
Hasta 2007, la economía creció a un ritmo que el Estado recaudaba una enorme cantidad de dinero en impuestos y no tenía necesidad de endeudarse para costear los gastos públicos. Había superávit, es decir, ganaba más de lo que gastaba, por eso la deuda pública bajó al 35% del Producto Interior Bruto.
Hasta aquí, todo bien, pero los economistas cayeron en la cuenta de que la deuda de los particulares y de las empresas se había disparado y ascendía a más de dos billones de euros. Las familias pedían créditos para comprar, y las empresas se embarcaban en proyectos avaladas por bancos y cajas de ahorro. ¿De dónde salía todo ese dinero? Pues de los créditos que España pedía a los bancos extranjeros.
Estalló la crisis. En 2008, la confianza de nuestros prestamistas en que les devolviéramos su dinero, se esfumó y empezaron a apremiarnos para cobrar lo que se les debía. Los bancos extranjeros ya no prestaban a los españoles. En consecuencia, los bancos españoles dejaron de prestar a particulares y empresas; las empresas no crecían y despidieron a sus trabajadores; los trabajadores no devuelven sus créditos porque están en paro.
Pagar la ingente cantidad de dinero que debemos los españoles hace falta algo más que una recuperación económica sostenida. Ahora los particulares y las empresas saldan poco a poco sus deudas. Los particulares han reducido al mínimo su consumo, las empresas reducen costes con despidos. Así que el Estado ha incrementado su deuda porque no logra recaudar impuestos suficientes.
El Gobierno da muestras de no saber cómo se sale de este embrollo. Porque, sí, hay que pagar lo que se debe, es necesario hacer ajustes, pero no a costa de un suplicio social que estrangula a los más débiles. ¿No existe otra solución que sacrificar al más pobre?

19 de febrero de 2015

¿Inmortalidad?

Alargar la vida de un ser humano hasta los 100, los 150 o los 200 años es una crueldad desmedida, un desacierto, una estupidez.
Las investigaciones científicas para vivir más se nos presentan como un avance sin parangón. Pero quizá no todas las personas queramos perpetuarnos más allá de lo razonable o imprescindible.
A principios del siglo pasado, un hombre de 40 años era casi un anciano. Eso si había tenido la suerte de nacer en el seno de una buena familia y había llevado una vida cómoda. Pero si el hombre de 40 años era un obrero y había tenido una vida de esclavo, su decrepitud lo dejaba a un paso de la tumba.
Estoy a favor de que la medicina avance, de que vivamos manteniendo una salud aceptable. Pero me opongo a vivir 200 años, ni siquiera la mitad. Una persona con 200 años, pongamos que naciera en 1815, sería una persona triste, cínica, nihilista. ¿Cuánto no le habría tocado pasar? Guerras, crueldad, miseria, incertidumbre, tiranía, abusos… le habrían convertido en un ser indiferente, de piedra, alguien de dudosa ética.
La inmortalidad, que tan seductora les parece a algunos, a mí se me antoja una condena, un sufrimiento perpetuo. A pocos años que lleves en el mundo, enseguida descubres que este no es un buen lugar para quedarse. Por eso la muerte resulta necesaria para escapar de la fatalidad de la vida. Y aun en el supuesto de que esta vida fuera maravillosa, ¿no aburriría?

16 de febrero de 2015

La noticia sorpresa

Leo el diario, y entre una legión de artículos que hablan de chorizos, corruptos, defraudadores, evasores y similares,  encuentro una noticia que me sorprende.
Gatosphera es un mundo de glamur y lujo para gatos, un hotel de cinco estrellas para que los felinos disfruten de unas vacaciones cuando sus dueños no pueden ocuparse de ellos. Habitaciones con todo tipo de comodidades: calefacción, aire acondicionado, pequeño jardín privado con vistas al campo, música chillout, pienso a la carta, latitas por las noches, cepillado y masaje diario…  
El hotel para mininos se encuentra en San Agustín de Guadalix, a unos 30 kilómetros de Madrid, pero existe un servicio de recogida y entrega a domicilio, para que cualquier persona pueda ofrecer unas vacaciones inolvidables a su gato.
Y para que los amos no tengan morriña y sepan qué hace su mascota y cómo se encuentra, a los clientes se les envían fotos a través de facebook o whatsapp para que comprueben qué bien se lo pasa su gato.
Me gustan los animales, en especial los gatos. Estoy a favor de que reciban un excelente trato, pero esto… Hay muchas personas viviendo en la calle, sin un plato caliente de comida que llevarse al estómago, pasando penurias… Hay personas en nuestro país que viven peor que algunos gatos.

13 de febrero de 2015

Estudiando a otros animales

Dicen que el hombre es el único animal que ríe. El hombre ha dictaminado cómo hay que reírse, y todos aquellos seres que no aceptan este patrón quedan automáticamente excluidos de su capacidad de reír.
 
El hombre se ha dedicado a estudiar concienzudamente el comportamiento animal. Ha observado cómo un ciervo, cuando avista de lejos alguna fiera, lanza un grito que permite huir inmediatamente a todos los miembros de la manada. Después el hombre explica lo ocurrido: no es que ese ciervo haya dado una voz de alarma para salvar al grupo, sino que ha sido una reacción suya instintiva, involuntaria, una mera reacción de espanto ante el peligro. ¿De veras es así? Aparentemente al menos, el científico actual se está haciendo más comprensivo; admite que puede darse cierta comunicación intencionada entre los animales, no solo entre congéneres, sino también entre individuos pertenecientes a especies muy diversas, por ejemplo entre una ballena y un pez piloto. Existe ya una disciplina llamada zoosemiótica, consagrada a estudiar el lenguaje animal, ese código de señales que ellos utilizan para llamar a su pareja, para congregar a sus hijos o para avisar dónde hay alimento. Sin embargo, hasta los científicos más cautos siguen negando al animal la facultad de hablar y de reír; se trata, dicen, de dos funciones reservadas al hombre, de dos atributos privativos de la especie humana.

10 de febrero de 2015

La lista Falciani

La lista Falciani es la guinda a un pastel de corrupción que ya empieza a atragantarse en nuestras gargantas. Estructuras societarias que sirven para ocultar a mangantes de todo pelaje, defraudadores empedernidos, opacidad tolerada, impunidad fiscal, dinero vinculado a actividades criminales o corrupción…
En Suiza no había obligación legal de identificar la procedencia del dinero que se ingresaba en los bancos, así que todos los billetes eran bien recibidos.
La lista Falciani contiene documentos de la filial suiza del banco HSBC que abarcan el periodo comprendido entre 2005 y 2007, es la mayor filtración bancaria en la historia, pues pone al descubierto cerca de 30.000 cuentas y su valor total es de unos 78.000 millones de euros, al cambio de 2007. HSBC ayudó a muchos de sus clientes a evadir impuestos y a esconder millones en bienes, asesorándoles sobre cómo evitar a las autoridades fiscales en cada país. Hay cuatro mil personas relacionadas con España en esta lista, el saldo de sus cuentas ascendía a 2.317 millones de dólares entre 2006 y 2007.
Gracias a Hervé Falciani, la Hacienda española ha podido recuperar 260 millones de euros en liquidaciones de bienes no declaradas.
 

9 de febrero de 2015

Amaxofobia

La amaxofobia es el miedo a conducir que experimentan algunos conductores, puede darse en cualquier tipo de circuitos o bien en algunas vías o condiciones meteorológicas concretas.
Aunque generalmente se piensa que la fobia a conducir está determinada por haber sufrido un accidente al volante, no tiene por qué ser así. Un accidente de tráfico es un episodio traumático, pero no existe razón para que produzca una fobia.
La amaxofobia suelen padecerla personas con una baja autoestima, miedo a las alturas o las pendientes, hipocondría o que hayan padecido un ataque de pánico al volante debido a la presión o al estrés.
Para combatir la amaxofobia existen algunas estrategias:
- Practicar técnicas de relajación para disminuir la ansiedad.
- Tratamiento psicológico gradual para descubrir las causas del problema.

- Empleo de simuladores para recrear y enfrentarse las situaciones que generan miedo.
- Tomar clases de refuerzo en autoescuelas.
La amaxofobia es una patología que, pese a no ser muy conocida, afecta a cerca de un 33% de los conductores. La mayoría son mujeres (un 87,50%).
En la web Conduce sin miedo se puede encontrar información sobre la amaxofobia y realizar un cuestionario para acercarnos a este problema.

5 de febrero de 2015

No hay límite para el horror

Mientras el mundo entero sigue conmocionado por el brutal e incalificable asesinato del piloto militar jordano quemado vivo, el Estado Islámico (EI) decidió proyectar un nuevo vídeo de cinco minutos en las plazas del califato, para diversión de grandes y chicos.
Decapitaciones, lapidaciones, crucifixiones… No hay límite para el horror.

Lo que nos trae la reforma penal

Gracias a la reforma del Código Penal, que incluye un concepto de terrorismo ambiguo, actos que hasta ahora carecían de relevancia penal serán castigados con severidad. El Código Penal contempla como delitos terroristas los “desórdenes públicos” si con ellos se pretende “obligar a los poderes públicos a realizar un acto o abstenerse de hacerlo” o “alterar gravemente la paz pública”. Con estos cambios penales será un hecho la detención policial por cinco días o la interceptación de las comunicaciones sin autorización judicial previa. También se traslada la instrucción y el juicio de los delitos considerados terrorismo a la Audiencia Nacional.
Los participantes en protestas que, por ejemplo, intenten impedir un festejo taurino porque defienden los derechos de los animales, podrán ser investigados y detenidos por unidades policiales antiterroristas, sus comunicaciones intervenidas sin autorización judicial previa y su arresto transcurrirá en régimen de incomunicación, durante un tiempo máximo de cinco días.
Entre la nueva Ley de Seguridad Ciudadana y el nuevo artículo 573 del Código Penal, los españoles nos quedamos maniatados.

4 de febrero de 2015

El PSOE firma su sentencia de muerte

El PSOE firma su sentencia de muerte al respaldar el pacto antiterrorista propuesto por el PP. Y no es de recibo decir a continuación que la prisión permanente revisable se derogará cuando el PSOE llegue al Gobierno.

3 de febrero de 2015

A los croatas más pobres se les perdonan las deudas

Desde ayer, 2 de febrero, los ciudadanos más pobres de Croacia podrán tramitar una solicitud para que se les perdonen sus deudas. El Gobierno decide con esta medida aliviar la dramática situación en la que viven más de 317.000 croatas (más de un 7% de la población total del país), que tienen sus cuentas bancarias embargadas y no pueden hacer frente a sus deudas.
El primer ministro croata, el socialdemócrata Zoran Milanovic, ha convencido a varios bancos, empresas de telecomunicaciones y servicios, ayuntamientos y a la Hacienda pública para que cancelen las deudas de estas personas.
Para beneficiarse de esta medida deben cumplirse una serie de requisitos, entre ellos, que la deuda contraída no supere las 35.000 kunas (unos 4.500 euros). De momento, pueden solicitar esta ayuda las personas que dependen de un subsidio estatal para sobrevivir, aunque desde abril, podrán sumarse quienes tengan unos ingresos inferiores a 1.250 kunas (algo más de 160 euros), o a 2.500 kunas (unos 325 euros) por unidad familiar.
Croacia ha perdido el 12% de su PIB desde 2008, su tasa de desempleo se acerca al 20%, y llega al 40% en el caso de los jóvenes, junto con España, uno de los más altos de Europa.
Este plan de choque contra la pobreza está siendo muy criticado. Algunos analistas opinan que es un ejemplo clásico de populismo, oportunismo electoral previo a las elecciones parlamentarias de este año.
Sería muy triste que Milanovic solo pensase en ganar votos, mientras el pueblo croata solo piensa en comer y en vivir dignamente.
 

28 de enero de 2015

Sanidad pública

Cada año escuchamos la misma canción, en cuanto llegan las denuncias con imágenes de las salas de urgencias hospitalarias abarrotadas, con los pasillos atestados de camillas con pacientes aparcados, la respuesta oficial es: “Se trata de una situación puntual debido a la epidemia de gripe, pero la atención está garantizada”. (Si anualmente ocurre lo mismo, la epidemia de gripe ya tendría que contar con un plan de choque previo a su aparición, ¿no?)
El informe de la Defensora del Pueblo que se ha hecho público recientemente descarta estas excusas y manifiesta que “la saturación de estos servicios es en muchos casos estructural, no puntual”, señalando causas como la falta de camas libres en el centro sanitario y de plantilla médica, que suele cubrirse con los médicos internos residentes. Además, el informe resalta un punto: “las situaciones de saturación en esas áreas incrementan el riesgo de error humano”, algo comprensible y preocupante.
Los colapsos en urgencias se deben a la mala gestión a la hora de trasladar a los ingresados a las plantas del hospital, cosa que impide que quede espacio libre para nuevos pacientes. Entonces las salas y los pasillos de urgencias se llenan de sillas de ruedas, camillas, gente y personal sanitario que va y viene agobiado por el panorama. La denuncia de los trabajadores del hospital La Paz (Madrid) da idea del problema al atender urgencias en el centro: de media, hay 22 camas para 45 enfermos.
La exclusión sanitaria de los inmigrantes sin papeles también preocupa a la Defensora. Se pretende cobrar por curarles y esta limitación provoca que el paciente retrase en lo posible la visita al médico, lo que conlleva que la patología que sufre se encuentre ya en un estado avanzado. Triste es el caso de Jeanneth, a la que un hospital de Toledo le envió una carta de cobro después de haber fallecido en urgencias.
Pese a todas las deficiencias detectadas, el Gobierno se empeña en asegurar que la clave de la sanidad española es ser “universal, gratuita y de calidad”.